Beta Version

Domingo de Ramos 2020: Mensaje de Mons. Pierbattista Pizzaballa

Published: April 06 Mon, 2020

Domingo de Ramos 2020: Mensaje de Mons. Pierbattista Pizzaballa Available in the following languages:

Domingo de Ramos 2020

Mensaje

Jerusalén, 5 de abril de 2020

 

Estimados amigos:

Hoy no hemos celebrado la entrada solemne y hermosa de Jesús en la ciudad de Jerusalén como todos los años, con fieles de todas las parroquias de la diócesis y con peregrinos de todo el mundo.

No hemos levantado nuestras palmas y olivos para gritar «Hosanna» a nuestro Rey, Jesús el Cristo. Las calles, que deberían haber estado llenas de gente y canciones, himnos y el sonido de lasgaitas en este día, están vacías y silenciosas.

¿Qué nos está diciendo el Señor? ¿Por qué todo esto? ¿Qué podemos hacer en estos momentos dramáticos para la vida del mundo y la nuestra?

El pueblo de Jerusalén recibió a Jesús con entusiasmo, reconociéndolo como Rey, como el Mesías esperado, como el que finalmente escucharía sus oraciones.

Pero Jesús sabe - y el Evangelio nos dice- que nada es tan simple. Sabemos que vino a Jerusalén, no para sentarse en el trono como David, sino para ser asesinado. El significado que Jesús atribuye a su «entrada triunfal» es diferente del significado que el pueblo de Jerusalén había visto en ella. Quizás esta es la lección que Jesús quiere enseñarnos hoy. Nos volvemos a Dios cuando hay algo que nos duele. Cuando estamos en dificultades, de repente todos sentimos que surgen las preguntas más importantes y que son más difíciles de responder.

En otras palabras, queremos que Jesús se convierta en el tipo de rey y mesías que resuelve nuestros problemas: la paz, el trabajo, la vida de los niños o los padres, para ayudarnos, en definitiva, en la difícil situación en la que nos encontramos . Queremos que nos salve del coronavirus, que todo vuelva como antes ...

Por supuesto, sabemos que Jesús contesta nuestras oraciones y no pretende que nuestros motivos sean puros. Vino a buscar y salvar a los perdidos. No son los sanos quienes necesitan al médico, sino los enfermos.

Sin embargo, al mismo tiempo, Jesús responde a su manera. Precisamente porque Jesús dice «sí» a nuestros deseos más profundos, tendrá que decir «no» a nuestros deseos inmediatos.

El pueblo de Jerusalén quería un profeta, pero este profeta les habría dicho que la ciudad estaba bajo el inminente juicio de Dios. Querían un Mesías, pero Él tendría su trono en una cruz pagana. Querían ser salvados del mal y la opresión, pero Jesús los habría salvado del mal en toda su profundidad, no solo del mal de la ocupación y explotación romana por parte de los ricos.

La historia de la gran entrada a Jerusalén, por lo tanto, es una lección sobre la discrepancia entre nuestras expectativas y la respuesta de Dios.

Las multitudes se sentirán decepcionadas, porque Jesús no responderá a sus expectativas de salvación inmediata. En el fondo, sin embargo, no será así: la entrada de Jesús en Jerusalén es realmente el momento en que nace la salvación. Los «Hosanna» estaban justificados, aunque no fuera por las razones que los jerosolimitanos habían supuesto. Aprender esta lección es dar un gran paso hacia la verdadera fe cristiana.

Quizás también nosotros estamos decepcionados, porque nuestras oraciones no son escuchadas, nuestras expectativas permanecen sin una respuesta aparente. Parece que Dios no nos está escuchando. Reconócelo: todavía estamos lejos de esta fe simple y pura, la fe de los pobres. Querríamos, queremos que nuestra vida cambie, aquí y ahora, no en un futuro genérico o en el más allá. Queremos un Dios todopoderoso y fuerte, queremos tener fe en un Dios que nos da certezas y seguridad. Que nos tranquilice en este mar de miedos e incertidumbres en el que nos encontramos ahora.

Sin embargo, el Evangelio nos dice que la fe cristiana se basa en la esperanza y el amor, no en la certeza. No resolverá todos nuestros problemas, no nos dará todas las certezas que necesita nuestra naturaleza humana, pero no nos dejará solos. Sabemos que nos ama.

Al pasar, la multitud extendió sus capas a los pies de Jesús y lo recibió con esas pocas ramas de olivo y palma que lograron encontrar. A pesar de nuestro esfuerzo por comprender, también ponemos ante nuestro Mesías lo poco que tenemos, nuestras oraciones, nuestras necesidades, nuestra necesidad de ayuda, nuestras lágrimas, nuestra sed por él y su palabra de consolación. Sabemos que necesitamos purificar nuestras intenciones, y también le pedimos esta gracia: comprender lo que realmente necesitamos. Y aquí, hoy, a pesar de todo, a las puertas de Su y nuestra ciudad, declaramos que realmente queremos darle la bienvenida como nuestro Rey y Mesías, y seguirlo en su camino hacia su trono, la cruz. Pero también le pedimos que nos dé la fuerza necesaria para llevar la nuestra con su propio y fructífero amor.

 

+ Pierbattista