GETSEMANÍ – Con motivo del fin del Jubileo de la Misericordia, la Puerta Santa de la Basílica de Getsemaní en Jerusalén fue cerrada, el sábado 3 de diciembre de 2016, al final de una Misa solemne, celebrada por Mons. Shomali, obispo auxiliar de Jerusalén y concelebrada por Mons. Lazzarotto, nuncio apostólico en Israel. Una retrospectiva en un año espiritualmente fuerte y rico en iniciativas.

El domingo 12 de abril de 2015, el Papa Francisco declaró un Jubileo de la Misericordia en el año 2015-2016. Este jubileo comenzó el 8 de diciembre de 2015, la Fiesta de la Inmaculada Concepción, y en una misa celebrada cinco días más tarde, se abrió la Puerta Santa de la Basílica de Getsemaní. El arzobispo Fouad Twal, patriarca latino, anunció en su homilía que la voluntad de la Iglesia es ser una Iglesia de Misericordia, invitando a los fieles a hacer de este año, una oportunidad de conversión y de oración por “más misericordia, más justicia, más paz en esta Tierra Santa, desgarrada por la violencia”.

La Asamblea de Ordinarios Católicos, a lo largo de este año, invitó a los fieles a participar en la apertura o entrada, a través de las diversas Puertas de Misericordia en Tierra Santa, para visitar los lugares santos como señal de penitencia por los pecados contra la paz, la justicia y la reconciliación en Oriente Medio y, sobre todo, a no olvidar el ejercicio de las obras corporales y espirituales de la Misericordia, como la oración y la comunión en la fe, como dar un poco de tiempo para los ancianos, enfermos, discapacitados y también refugiados.

“Obras de Misericordia” en Tierra Santa

Durante este año de Misericordia, se emprendieron muchas iniciativas en esta dirección. En Jordania, por ejemplo, la Iglesia de Ammán cooperando con Caritas Jordania, abrió el “Restaurante de la Misericordia” para servir, gratuitamente, comidas calientes a los pobres y necesitados. Desde 2014, los refugiados iraquíes han huido constantemente hacia Jordania. El Patriarcado Latino ha participado en gran medida en su integración, abriendo las puertas de sus parroquias, centros y escuelas, acogiendo a más de 200 familias cristianas que les permiten reconstruir sus vidas y así darles perspectivas de futuro. El propio papa Francisco expresó su solidaridad hacia estas familias ofreciéndoles un “Jardín de la Misericordia”. Una granja sostenible que produce diversos productos alimenticios para proporcionar empleo a algunos refugiados. Este Jubileo fue también ocasión para que el Pontífice enviara más de mil Misioneros de Misericordia en todo el mundo, prestando especial atención a la celebración del Sacramento de la Reconciliación. Las noches de enseñanzas y oraciones surgieron y dieron respuestas concretas a la petición del Santo Padre, de que los misioneros comisionados fueran “predicadores convincentes de la Misericordia”.

En Tierra Santa, una conferencia interreligiosa titulada “Misericordia sin Fronteras: celebrando la Misericordia de Dios en el judaísmo, el cristianismo y el islam”, reunió en una conferencia formal al líder islámico Qadi Iyad Zahalka, un juez en la Corte Sharia de Jerusalén, el rabino David Rosen, y el obispo Shomali, vicario patriarcal en Jerusalén, el principal iniciador de la conferencia.

Este Jubileo de Misericordia, terminó en Jerusalén el sábado 3 de diciembre, con una Misa solemne en la Basílica de Getsemaní, donde se reunieron muchos fieles. Después de la apertura de la Puerta Santa, los fieles siguieron la Cruz de Cristo en procesión alrededor del santuario, antes de reunirse en la Puerta Santa y presenciar su cierre.

Vivien Laguette

Fotos: © Patriarcado Latino de Jerusalén, Vivien Laguette

DSC_0272.jpgDSC_0274.jpgDSC_0290.jpgDSC_0294.jpgDSC_0297.jpgDSC_0301.jpgDSC_0306.jpgDSC_0314.jpgDSC_0338.jpgDSC_0346.jpgDSC_0403.jpgDSC_0404.jpgDSC_0408.jpgDSC_0439.jpgDSC_0453.jpgDSC_0455.jpg
Designed and Powered by YH Design Studios - www.yh-designstudios.com © 2017 All Rights Reserved
X