Homilía de Monseñor Pierbattista Pizzaballa: Solemnidad de María, Reina de Palestina y apertura del Sínodo

Published: November 01 Mon, 2021

Homilía de Monseñor Pierbattista Pizzaballa: Solemnidad de María, Reina de Palestina y apertura del Sínodo Available in the following languages:

Ceremonia de apertura de la fase diocesana del Sínodo General de la Iglesia Católica

30 de octubre de 2021

Hermanos, estamos hoy reunidos en este santuario de Deir Rafat, en la solemnidad de la Santísima Virgen María, Nuestra Señora de Palestina, para abrir oficialmente el camino sinodal en nuestras diócesis católicas de Tierra Santa, en el contexto más amplio del Sínodo General de la Iglesia Católica, inaugurada por el Santo Padre Francisco el 9 de octubre.

Recordamos que uno de los períodos más dinámicos de la historia reciente de nuestra Iglesia en Tierra Santa fue el Sínodo de las Iglesias católicas en Tierra Santa en la década de 1990, que culminó con el Sínodo de Belén en 2000, que vio, como también será el caso en esta ocasión, la participación de todas nuestras Iglesias católicas en Tierra Santa. Esta celebración eucarística es, por tanto, de importancia histórica: nos sentimos como los discípulos reunidos en el Cenáculo con María, Reina de Palestina, Madre de la Iglesia universal y Madre de nuestra Iglesia, Madre de Jerusalén. Es como si quisiéramos, tímidamente, retomar el hilo del discurso dejado abierto hace 20 años con el Sínodo de nuestras Iglesias. Se necesitará tiempo para retomar los muchos hilos que quedaron abiertos hace 20 años, ciertamente, pero veamos este momento como un primer paso hacia ese objetivo.

Es el mismo Papa Francisco quien nos invita a caminar juntos (lo que el término griego "synodos" expresa originalmente) como una Iglesia universal, en todo el planeta. Aquí, en Tierra Santa, hemos elegido la historia de los discípulos que caminan juntos hacia Emaús y regresan juntos a Jerusalén (Lc 24, 13-33) como icono, guía e inspiración de todo el proceso sinodal que nos espera.

¿Estamos preparados para emprender este viaje, esta "aventura"? Para empezar, me gustaría subrayar dos elementos al comienzo del viaje sinodal. En primer lugar, queremos partir. Quizás estuvimos un tiempo sin movernos, esperando ... Ahora queremos volver a ponernos en camino, como estamos, con todas nuestras heridas, como los dos hombres de Emaús, en el camino. En segundo lugar, queremos hacerlo juntos, como Iglesia, como comunidad. Por supuesto, muchas veces no es fácil para nuestras diócesis estar juntas, debido a las fronteras políticas, las distancias culturales, las dificultades para recibir autorizaciones para pasar de una zona de nuestras diócesis a otra: todo parece querer separarnos. Por eso me parece hermoso y significativo que en todas las partes de nuestras iglesias (Galilea, Palestina, Jordania y Chipre) estemos reunidos en este momento. Por tanto, saludo a nuestras comunidades de Jordania y Chipre, que se han unido a nosotros en la oración de hoy.

Empezar es estar dispuesto a salir, a cambiar, a mirar más allá de la realidad ordinaria, a dejarse llevar por la dynamis, el poder dinámico del Espíritu. En la Iglesia nunca dejamos solos, sino siempre con los demás, con nuestra comunidad. Por eso Jesús siempre envía a sus apóstoles de dos en dos. Los de Emaús, aunque decepcionados y tristes, caminan juntos y se alivian unos a otros de sus sufrimientos, hasta que el Resucitado se les acerca en el camino, como dice Qoëlet: "Mejor ser dos que uno, porque obtendrán mejor compensación por su esfuerzo. Porque si caen, uno levantará al otro. Pero ¡ay del que está solo! Si cae, no tiene quien lo levante" (Qo 4, 9-10).

¡La comunión es, por tanto, una realidad central en este camino!

Miremos a nuestro alrededor, veamos quién está aquí con nosotros hoy y preguntémonos si falta alguien y quién debería estar aqui. La comunión ciertamente comienza “ad intra”, desde nuestras familias, nuestras casas religiosas, nuestras parroquias, nuestros movimientos y nuestras realidades eclesiales, pero luego se extiende “ad extra”, a toda la comunidad católica y cristiana y también más allá si es posible.

En Tierra Santa, la comunión tiene muchas caras: entre cristianos de diferentes creencias, entre católicos de diferentes Iglesias, entre comunidades religiosas de diferentes realidades, con personas de otras creencias y religiones. Preguntémonos entonces si, en este rico contexto, nuestras comunidades son levadura de comunión. Estamos llamados en este momento a llevar al camino sinodal esta amplitud de visión, este gusto por el Evangelio y la fraternidad, esta apertura a muchos, a todos. Nuestras comunidades pueden ser laboratorios de comunión, fraternidad y diálogo, dando a esta tierra bendita, herida por tantas divisiones políticas, sociales y religiosas, el gusto por la comunión.

Finalmente, pensemos en aquellos a quienes ignoramos con demasiada frecuencia, que permanecen al margen de nuestra Iglesia. Estamos llamados a invitar a quienes no asisten a la Iglesia con regularidad, a quienes se han alejado. El Papa quiere que el próximo Sínodo nos sacuda y nos ayude a repensar nuestra forma de ser comunidad. ¿Estamos viviendo plenamente la vida a la que hemos sido llamados? ¿Cómo renovar nuestra identidad y nuestra fe? ¿Cómo podemos creer verdaderamente en lo que se nos ha prometido?

Como los dos discípulos en el camino de Emaús, queremos estar abiertos para compartir el camino. Para compartir nuestras preocupaciones, nuestros sentimientos, nuestras heridas. Son tantas las crisis a las que nos enfrentamos, tanto en la Iglesia como en el mundo, tantos los retos que nos esperan, tantas misiones a las que estamos llamados. Estamos rodeados de tribulaciones que a veces nos llevan a la desesperación. Como las dos personas que iban camino de Emaús, hemos tenido esperanzas que se han visto frustradas; hemos buscado comunidades vibrantes, pero con demasiada frecuencia nos sentimos solos; buscamos estar llenos del Espíritu Santo, pero nuestras ansiedades nos bloquean el camino; buscamos a Jesús en nuestras vidas y ahora parece haber desaparecido.

Como los dos discípulos, Jesús nos busca en el camino. Viene a escucharnos. Él es nuestro Emmanuel, el Dios con nosotros (cf. Is 7,14; Mt 1,23), pero no lo reconocemos inmediatamente. El viaje sinodal pretende ser un instrumento para abrir nuestros ojos, nuestros oídos y nuestro corazón para que podamos verlo en medio de nosotros. Él camina con nosotros. Lo encontramos regularmente en la Eucaristía y en los sacramentos. Pero sabemos que también nos llega en nuestros hermanos y hermanas que caminan con nosotros, especialmente aquellos que están al margen de la comunidad. Queremos ser conscientes de todos, no solo de los que hablan alto y claro, sino también de los que callan con demasiada frecuencia e incluso de los que están ausentes.

La participación es, por tanto, otra realidad central de este viaje. En el corazón del proceso sinodal está también la disposición a escuchar mientras caminas. Al escuchar atentamente a nuestros hermanos y hermanas, al abrir nuestro corazón para dejarlos entrar, Jesucristo también se hace oír y llena nuestro corazón de fuego ardiente (cf. Lc 24, 32). Las reuniones e iniciativas previstas tienen precisamente este objetivo, el de generar espacios de escucha a todos los niveles. Sin embargo, es importante, como ya he dicho varias veces, que la escucha esté iluminada por la presencia del Señor, para que no se convierta en una simple letanía de quejas.

El camino sinodal, al igual que el camino de los dos hombres de Emaús, no es tanto un acontecimiento como un estilo, una forma de ser en la vida. Estamos dominados por una mentalidad que se centra en lo que nos falta. Esta situación es real y urgente, pero puede generar desesperación. Al contrario, espero que este camino que es nuestro, poco a poco, permita que nuestros ojos vean y nuestros oídos lo oigan, para darnos cuenta no solo de lo que nos falta sino también de lo que tenemos: él y el don que nos da del Espíritu; él y el don que nos da de los hermanos y hermanas que caminan con nosotros en el camino.

De manera especial, como en el camino de Emaús, queremos releer la Escritura, la Palabra de Dios que nos da fuerza si la leemos con Jesús. Él nos abre las Escrituras, transformando una letra muerta en un espíritu vibrante que enciende nuestros corazones. Al acercarse a nosotros en el camino, como hizo con los dos discípulos en el camino de Emaús, Cristo resucitado nos ayuda a interpretar los acontecimientos pasados ​​a la luz de la fe, ilumina los acontecimientos de nuestra historia, incluso los más dolorosos, como hechos de providencia y gracia (cf. Lc 24,25-27).

Por tanto, el curso del Sínodo nos devuelve constantemente a la Eucaristía, la realidad central de nuestra vida de creyentes. Como los dos discípulos de Emaús, es en la mesa eucarística, en la fracción del pan, donde reconocemos a Jesús (cf. Lc 24,30), que nos alimentamos y fortalecemos en este camino, animados a renovar nuestros sueños y trabajar por el Reino de Dios que ya está entre nosotros. Nuestras ansiedades y temores, nuestro sentimiento de soledad y desesperanza pueden llevarse a la mesa eucarística. No estamos solos cuando nos encontramos allí. El Señor está aqui, no viene solo a escuchar sino a transformar nuestra vida para que podamos volver a elegir tener vida en abundancia. Allí también encontramos a nuestros hermanos y hermanas, también hambrientos del pan de vida, sedientos de la copa de la salvación. Sabemos describir lo que nos falta, pero también tratamos de decir siempre con más claridad lo que tenemos. Así, cuando Cristo camina con nosotros, nos reinterpreta las Escrituras, se queda con nosotros para partir el pan, "ya no hay tarde" (cf. Lc 24, 29) y nos libera de la peligrosa tentación de la victimización. Los dos hombres camino de Emaús, que salieron de Jerusalén con el "rostro oscuro" (Lc 24,17), frustrados, fracasados ​​y heridos, ven las gloriosas llagas de Cristo y, a la luz de ellas, comprenden sus propias llagas. Se encuentran así con el "sanador de heridas", Jesús, que cura sus heridas con sus heridas (cf. Is 53,5; 1 P 2,24). No solo estamos llamados a buscar las causas de nuestras heridas, sino a transfigurarlas en Cristo. Incluso nuestras heridas personales, sociales y eclesiales se pueden transfigurar con el encuentro con el Resucitado.

Cuando los dos hombres de Emaús reconocen a Jesús resucitado en el misterioso peregrino, éste desaparece y vuelve a ser el Camino celestial. En el momento en que "se les abrieron los ojos y lo reconocieron", "desapareció de su vista" (Lc 24, 31). Está en perpetuo dinamismo, siempre en movimiento. También nosotros, como las dos personas en el camino de Emaús, estamos llamados a vivir juntos este dinamismo. Como ellos, también nosotros podemos correr hacia Jerusalén, hacia las fuentes de nuestra fe, hacia el Cenáculo, hacia Pedro y la comunidad apostólica, para salir de nuevo hacia el mundo y anunciar con toda la Iglesia que Cristo realmente ha resucitado y que  es el Médico celestial y universal. Es, por tanto, un camino sinodal que nos une, escuchándonos, abriéndonos al Espíritu que recibimos en Pentecostés. Este Espíritu es el fundamento de una tercera realidad, la de la misión, del testimonio de la Buena Nueva, del anuncio.

Caminamos hacia un horizonte desconocido, confiando en un Señor y Salvador conocido. Y aquí en Deir Rafat, en este santuario, nos ponemos en la mano de Nuestra Señora de Palestina. Pedimos su intercesión para emprender juntos este camino de renovación. Mirémosla a Ella, Estrella de la nueva evangelización, para que permanezca con nosotros, como su Hijo con los dos hombres de Emaús, en nuestro camino sinodal y guíe nuestros pasos.

+ Pierbattista