Homilía Domingo de Pascua de Mons. Pierbattista Pizzaballa 2021

Published: April 04 Sun, 2021

Homilía Domingo de Pascua de Mons. Pierbattista Pizzaballa 2021 Available in the following languages:

Homilía Domingo de Pascua 2021

Jerusalén, 4 de abril de 2021

Queridos hermanos y hermanas,

Cristo ha resucitado, ¡aleluya!

Estamos reunidos aquí una vez más para concluir nuestra semana de oración y celebración. Hemos venido aquí una vez más al Sepulcro para anunciar con fuerza y ​​alegría que Cristo ha resucitado, que la muerte ya no tiene poder sobre él y sobre cada uno de nosotros.

La celebración comenzó con el canto de la antífona: "He resucitado y estoy contigo, aleluya". Es el grito de alegría de la Iglesia después de los días de dolor y sufrimiento de la pasión, muerte y sepultura del Señor. Estas palabras, tomadas del Salmo 139, están en los labios de Jesús, quien salió gloriosamente de esta tumba después de que el Padre lo resucitó de entre los muertos. Pero también son palabras que podemos repetir cada uno de nosotros reunidos en este Lugar Santísimo, porque en Cristo Resucitado renacemos del pecado y la muerte a la gracia y la vida, y porque sabemos que Cristo ha resucitado de entre los muertos y no morirá nunca más. La muerte ya no tiene poder sobre él (Rom 6,9). En este día hecho por el Señor (Sal 118, 24), el primer día de la semana, nos reunimos para presenciar el acontecimiento de la Resurrección y proclamar que Cristo Resucitado siempre estará con nosotros.

El Evangelio pascual está lleno de verbos significativos, pero uno prevalece sobre todos: Ver.

Todo es un ver en Pascua ... María vio la piedra volcada (Jn 20,1), Pedro vio los paños (Jn 20,5), Juan vio el sepulcro vacío ... (Jn 20,4). No encuentran el cuerpo, pero ven ... Y la visión se profundiza cada vez más hasta el punto de gritar: "¡Hemos visto al Señor!" (Jn 20,25).

"Y vio y creyó ..." (Jn 20,8).

Creyó: creer es una forma de mirar profundamente, de reconocer que la ausencia del cuerpo de Jesús no habla de un robo, sino del surgir de una nueva vida ; ve un vacío y cree que este vacío es en realidad una plenitud.

Y esto es lo que hoy, cada uno de nosotros está llamado a hacer: entrar en los lugares de la muerte, y quedarse allí, al borde de la tumba, para ver y creer que a pesar de que la muerte sigue asustando, en realidad ya no tiene poder.

Somos personas llamadas para vivir en el umbral del sepulcro, como para mantener abierta una frontera, un pasaje, para vivir continuamente este movimiento de la muerte a la vida.

Ver que los signos de la muerte siguen presentes, en nosotros y fuera de nosotros, pero creer en esta gran y absoluta novedad, de un "más fuerte" que vino al mundo para derrotar a ese enemigo que el hombre, solo, no hubiera podido enfrentar.

Creo que la Pascua es esto y sobre todo esto: no cuerpos que volvemos a encontrar sino ojos que se abren. La Pascua es mirada más que descubrimiento, es una nueva forma de ver más que redescubrir las cosas del pasado, las cosas de siempre.

En este último año en gran parte del mundo, hemos contado sobre todo contagios, enfermos, muertos y probablemente, somos un poco como María Magdalena: tentados a correr hacia atrás, a buscar los cuerpos que hemos perdido, las oportunidades perdidas, las vacaciones postergadas, la vida que parecía escaparnos. Todos soñamos con un regreso a la normalidad que, sin embargo, podría ser tanto como querer encontrar un cadáver, un mundo y una vida enferma, marcada por la muerte.

En este lugar, aquí mismo, resuena la misteriosa voz del Resucitado, que orienta nuestra búsqueda y reabre nuestros ojos, haciéndolos capaces de ver en el vacío. Y así, los que queremos redescubrir lo perdido, nos redescubrimos capaces de ver la gran novedad de la Pascua, si escuchamos esa Voz que nos habla de un futuro desconocido pero posible, que no nos envía atrás, sino al Padre y a los hermanos (cf. Mt 28,10), que nos empuja a ir adelante y no volver atrás.

La Pascua es apostar por lo imposible de Dios más que por lo posible de los hombres. Pascua es ver el vacío, mirar los signos de la pasión y ver los indicios y la promesa de una vida nueva y extraordinaria, no porque seamos soñadores sino porque creemos en Dios, el Señor de lo imposible.

Creo que este mundo, cansado, herido, agotado por la pandemia y por tantas situaciones de miedo, muerte y dolor; agotado por demasiadas búsquedas vanas y que encuentra cada vez menos lo que busca, necesita cada vez más una Iglesia con ojos abiertos, desde una mirada de Pascual que sabe ver las huellas de la Vida incluso entre los signos de la muerte. Aquí, junto con Cristo, una Iglesia llamada por el nombre del Señor puede y debe levantarse, apresurándose a proclamar con alegría que ha visto al Señor en los muchos rostros y en las muchas historias de belleza, bondad y santidad que han consolado y consuelan su camino.

Desde la Pascua, la Iglesia humilde y orgullosa de la victoria de su Señor, puede y debe empezar de nuevo, atreviéndose a proponer a todos la alegría del Evangelio, volviendo a dibujar un mundo y una historia de nuevas relaciones de justicia y fraternidad. Cristo no es un cadáver: Su Palabra no es letra muerta, Su reino no es un sueño roto, Su mandamiento no está desactualizado: Él es la vida, nuestra vida, la vida de la Iglesia y del mundo. Él es la verdad, nuestra verdad, la verdad de la Iglesia muchas veces rechazada por los poderosos, y sin embargo piedra angular de cualquier construcción que quiera desafiar las tormentas. Él es el camino, nuestro camino, el camino de la Iglesia, que ciertamente pasa por el Calvario, pero llega infaliblemente a la plenitud de la alegría.

Con toda la iglesia queremos vivir esta Vida aquí, anunciar esta verdad, caminar por este Camino. Debemos tener el valor de ser discípulos de lo imposible, capaces de ver el mundo con una mirada redimida por el encuentro con el Resucitado, y creer con la fe sólida de quien ha experimentado el encuentro con la Vida. Nada es imposible para quien tiene fe.

Esto es lo que quiero decirle a nuestra Iglesia: ¡Fuerza! Nada es imposible, dejemos de dar la espalda a nuestras heridas, buscando al Vivo entre los muertos, mirando hacia atrás, a nuestro pasado, a lo que fuimos, a lo que hemos perdido. Allí no encontraremos al Resucitado, ¡no es nuestra Pascua!

En estos días oiremos resonar en nuestras calles el saludo típico de estos días: ¡Cristo ha resucitado, ha resucitado de verdad!

Que no sea solo un saludo, sino nuestro anuncio de personas, de la Iglesia que sabe dar testimonio con convicción y certeza de que cada muerte, cada dolor, cada esfuerzo, cada lágrima se puede transformar en vida. Y que hay esperanza. Siempre hay esperanza.

Por eso deseo que cada uno de nosotros y nuestra Iglesia y nuestra ciudad vivamos siempre a la luz del Resucitado que da alegría y vida a quien quiera recibirlo.

¡Felices Pascuas de Resurrección!

+Pierbattista Pizzaballa