Peregrinaciones espirituales a Tierra Santa, mirada sobre un camino de salvación

Peregrinaciones espirituales a Tierra Santa, mirada sobre un camino de salvación

Peregrinaciones espirituales a Tierra Santa, mirada sobre un camino de salvación
By: Henrique Abreu Published: 18/11/2021

TIERRA SANTA - La Tierra Santa es el único lugar histórico donde la Presencia Divina se ha encarnado y manifestado. La tierra donde podemos vivir el V Evangelio, como dijo el Papa Benedicto XVI. La historia de nuestra salvación está ahí, en la tierra de Jesús, María y los Apóstoles.

Una peregrinación a Tierra Santa es de hecho una experiencia transformadora de vida, donde redescubrimos tesoros escondidos, como la vida de Jesús y de las comunidades cristianas, las piedras vivas.

Históricamente, la gente siempre peregrinaba en tiempos de dificultad, el "camino de la fe" fue una de las primeras formas de turismo, entonces el viaje era tan importante como el destino en sí.

Las peregrinaciones son aún más importantes en una época de gran división para el mundo. El viaje a Tierra Santa se convierte en un momento único, donde podemos encontrarnos con las comunidades, compartiendo una fe y unos valores comunes. La necesidad de un vínculo humano y espiritual es mayor que nunca.

Los cinco pilares de la peregrinación a Tierra Santa son: rezar en los lugares santos en unión con nuestros hermanos y hermanas necesitados y por sus intenciones; renovar y aumentar nuestra fe en Cristo con la ayuda de la catequesis escuchada en los mismos lugares donde tuvieron lugar los acontecimientos sagrados; visitar y apoyar las comunidades cristianas locales mediante la implementación de proyectos humanitarios y de desarrollo; después de regresar a nuestros países, para dar testimonio del Cristo resucitado de una vida renovada; finalmente, animar a nuestros amigos y familiares a que repitan la misma experiencia.

Sabemos que Jesús vive en lugares de sufrimiento.

Las calles de las ciudades antiguas de Jerusalén y Belén, vacías de peregrinos desde hace casi un año y medio, muestran profundos signos de la fragilidad que experimentan estas comunidades, que dependen en gran medida de los peregrinos y visitantes. Las familias y las personas necesitan que se les restaure la dignidad y la fe. La espiritualidad sana y el trabajo contribuyen en gran medida a restaurar la dignidad. Ciertamente una situación espantosa.

Mientras Tierra Santa y los lugares santos se preparan para una recuperación completa, preparemos nuestros corazones con caridad y compasión, y regresemos a Belén para regocijarnos donde el milagro de la Navidad se renueva cada día. Unamos nuestras almas a Jesús en el Gólgota, una y otra vez, viéndolo en nuestros hermanos y hermanas que sufren en el Medio Oriente. Unámonos junto al mar de Galilea y acerquémonos a Jesús, quien nos enseñó a confiar en él en todas las tormentas y tempestades de la vida.

No existe un sustituto virtual para la peregrinación a Tierra Santa. El regreso de los peregrinos será una luz de esperanza para apoyar a las comunidades cristianas y la misión de la Iglesia. Uno de los dones espirituales que volveremos a recibir será el profundo sentimiento de gratitud por vivir entre estos lugares santos.

Cuando se reanude el viaje en Tierra Santa, necesitaremos redescubrir esas experiencias que una vez tuvimos. Podemos reescribir nuestra historia, acercándonos a nuestras comunidades y siendo parte de la misión que Jesús confió a todos los cristianos: vivir los unos para los otros como hermanos en Cristo.

Los Caballeros y Damas Peregrinos de la Orden del Santo Sepulcro pueden abrazar el corazón de nuestra misión a la Madre Iglesia y los cristianos de Tierra Santa, enriqueciendo nuestra espiritualidad y emergiendo más sólidos en la fe.


Henrique Abreu - KHS, exjefe de la oficina de desarrollo de proyectos del Patriarcado Latino de Jerusalén.