Oficina de administración general

ENTREVISTA – El 14 de junio de 2017, SE Mons. Pierbattista Pizzaballa nombró al Sr. Sami El-Yousef Administrador General del Patriarcado Latino de Jerusalén. Esta es la primera vez que esta tarea se confía a un laico. En una entrevista concedida a la Oficina de Medios, Sami El-Yousef analiza este cambio y esta nueva misión que se le ha confiado.

Desde el 1 de septiembre, usted es el primer laico a cargo de la Administración General del Patriarcado Latino. ¿Qué cree que traerá esta evolución al Patriarcado Latino?

Es un gran honor para mí ser la primera persona laica en ocupar el cargo de Administrador General del Patriarcado Latino. Aunque hoy en día, dentro de la Iglesia universal, confiar tales responsabilidades a un liderazgo laico es más frecuente, en nuestra escena local, que está sobrecargada de historia y tradición, esto constituye un cambio importante e histórico. Espero que este paso dé sus frutos, y que la asociación naciente y la responsabilidad compartida entre los líderes religiosos y laicos llevarán al Patriarcado Latino a nuevas cimas y lo colocarán en una posición ideal para servir a nuestra comunidad local. El trabajo en equipo será esencial en el próximo período, porque nadie puede tener éxito en solitario, sin los esfuerzos colectivos de todos nuestros empleados y colaboradores comprometidos.

A lo largo de su carrera, ha ocupado puestos de responsabilidad en instituciones de la Iglesia Católica en Tierra Santa. ¿Puede hablarnos de ello y contarnos su trayectoria?

Para resumir mi trayectoria en una frase, podría decir que vengo de la Ciudad Vieja de Jerusalén y he trabajado la mayor parte de mi carrera profesional en las instituciones de la Iglesia Católica en Tierra Santa.

Después de completar mis estudios universitarios en los Estados Unidos, regresé a Palestina en 1980 y comencé a trabajar en la Universidad de Belén, donde ocupé diversos puestos durante dos períodos y durante un total de 24 años. Asumí varias responsabilidades, entre ellas profesor asistente, profesor titular, decano de la Facultad de Administración de Empresas, Vicepresidente adjunto para Asuntos Académicos y, finalmente, me convertí en el primer laico en asumir la responsabilidad de Vicepresidente de Finanzas y Planificación desde 2000 hasta 2009. Sintiendo la pesada carga de la administración y el riesgo de la rutina, cambié de sector uniéndome al equipo de la oficina de la Misión Pontificia – CNEWA en Jerusalén en 2009 como el segundo Director Regional seglar para Palestina e Israel. Allí descubrí el trabajo humanitario y de desarrollo, y participé en el apoyo a docenas de instituciones predominantemente cristianas que brindaban servicios de calidad a las comunidades más desfavorecidas en las áreas de educación, salud y servicios sociales.

Después de ocho años al servicio de la Misión Pontificia-CNEWA, sentí una vez más que era hora de cambiar y decidí, en vista de la naturaleza de los servicios que ofrece, afrontar los desafíos del Patriarcado Latino.

¿De qué manera su experiencia le ayudará a enfrentar estos desafíos?

Estoy llamado a combinar la experiencia en gestión administrativa y financiera adquirida en la Universidad de Belén con la experiencia humanitaria y de desarrollo de la CNEWA – Misión Pontificia.

El Patriarcado Latino de Jerusalén no sólo es la Iglesia local con una diócesis que abarca cuatro países en Tierra Santa, sino que también satisface muchas necesidades a través de sus instituciones en una serie de sectores, muy especialmente en el campo de la educación a través de una red de 45 escuelas en Jordania, Israel y Palestina. Además, no debemos subestimar la atención humanitaria, médica, escolar y pastoral brindada cada año a miles de personas, o los centros que brindan servicios de calidad que van desde ancianos en Taybeh a niños con discapacidades graves en Amman, por nombrar algunos.

Nuestro objetivo será, por lo tanto, apoyar mejor a las comunidades cristianas en las que operamos y velar por los marginados, débiles, pobres u olvidados.

En su opinión, ¿cuál debería ser el papel de los laicos en las instituciones de la Iglesia?

Como he dicho a menudo, los laicos son invitados a trabajar en las instituciones de la Iglesia. Algunos se quedan por un tiempo corto mientras que otros permanecen. Algunos dejan un gran impacto en sus instituciones, mientras que otros no dejan ninguno. Finalmente, todos terminamos y las instituciones se quedan y crecen y continúan brindando servicios de calidad. Por lo tanto, nuestro deber es actuar con profesionalidad y lealtad, construir sobre los cimientos establecidos por las personas que han trabajado duro antes que nosotros, y preparar el camino para aquellos que nos sucederán y continuarán el proceso de construcción. Por lo tanto, el mantenimiento de altos estándares profesionales éticos y morales, basados ​​en los valores que nuestro Salvador nos ha enseñado, será la clave de nuestro éxito y el de las instituciones a las que servimos.

Confío nuestro trabajo a sus oraciones para que continúe guiándose en el Espíritu Santo y por los valores cristianos que nos son tan queridos.

CNEWA: Asociación Católica para el Bienestar del Próximo Oriente.

Dirección:

Latin Patriarchate of Jerusalem Jaffa Gate – Old City P. O. Box 14152 Jerusalem 91141 Tel: (+972) (0) 26282323 Fax: (+972) (0) 26275392 Email: [email protected]