Homilía Día de Pentecostés 2022

By: Pierbattista Pizzaballa - Published: June 05 Sun, 2022

Homilía Día de Pentecostés 2022 Available in the following languages:

Estimado Padre Bernardo,

Queridos hermanos y hermanas,

¡El Señor les dé paz!

Hemos llegado al final del período pascual y, como de costumbre, nos reunimos en el monasterio benedictino de la Dormición para celebrar el nacimiento de la Iglesia en Jerusalén. Este año tenemos la novedad de una nueva ubicación temporal, pero no menos bonita. Agradecemos a las Hermanas de San Vicente de Paúl por su disponibilidad. También nos acompañan algunas comunidades de trabajadores extranjeros filipinos. En resumen, también hoy tenemos un poco de la experiencia descrita en la primera lectura de los Hechos de los Apóstoles. Somos fieles locales, extranjeros, de diferentes idiomas y nacionalidades, pero unidos en celebrar las maravillas del Señor. El Espíritu nos ha unido de diferentes partes del mundo, para hacernos una familia unida en el nombre de Jesús.

Nuestra Iglesia verdaderamente sigue viviendo hoy la experiencia de Pentecostés: todas las comunidades cristianas están físicamente presentes aquí, y todas juntas forman el Cuerpo de Cristo, la Iglesia. Y, por muy dolorosas que sigan siendo las heridas de nuestras divisiones, estamos todos aquí reunidos como comunidad cristiana, para celebrar, cada uno según su tradición y en su lengua, el mismo misterio pascual de muerte y resurrección, el mismo don del Espíritu.

Con Pentecostés tenemos una especie de nueva Epifanía. Es la Epifanía del poder del amor, del ágape: en la Pascua experimentamos el ágape a través del cuerpo físico de Cristo, entregado en la cruz y transfigurado en la resurrección. En Pentecostés experimentamos el ágape a través de su cuerpo eclesial: comienza el tiempo de la Iglesia, el tiempo en el que el Señor se hace presente entre nosotros de una manera nueva. Lo vemos en el

Evangelio que acabamos de proclamar: “Jesús se acercó, se puso en medio y les dijo: ¡La paz sea con vosotros!”. (Juan 20,19). Él se quedó. No dice que apareció, pero se quedó. Es el verbo de la estabilidad. Es una nueva forma de estar en medio de sus discípulos.

Y es en la Eucaristía donde se encuentran Pascua y Pentecostés. La Eucaristía celebra el amor dado en la cruz, la muerte y resurrección de Cristo. Al mismo tiempo, la Eucaristía es la celebración del Espíritu Santo que hace visible y concreto ese amor en la Iglesia de hoy.

Por eso los discípulos se regocijaron al ver las manos y el costado de Jesús (20). Porque a partir de ese momento, esos signos ya no indican una derrota, sino el triunfo del amor de Dios sobre toda criatura. Al soplar su Espíritu sobre los discípulos (22), de hecho, Jesús los hace nuevas criaturas, una especie de nueva creación. Es el Espíritu quien da forma a la Iglesia, quien nos une al cuerpo de Cristo, y por tanto nos abre el acceso a Dios.

Amor, alegría, perdón, paz. El Evangelio de Pentecostés establece claramente cuál es el programa de la nueva creación en el Espíritu.

En este momento deseo dirigir un pensamiento particular a nuestra Iglesia, la Iglesia de Jerusalén. En Pentecostés nace la Iglesia, y nace aquí, en Jerusalén, en nuestra ciudad. Todas las Iglesias del mundo tienen su origen en el "Sí" a Cristo dicho aquí mismo en Jerusalén por algunos pescadores y algunos de sus amigos. Eran pocos, asustados, desprevenidos, con ideas profundamente diferentes sobre Cristo, su misión y, en consecuencia, la de ellos. También fueron perseguidos e incomprendidos por la mayoría.

Sin embargo, si estamos aquí hoy es por el "sí" dicho por estos personajes que humanamente no podrían haber hecho nada notable.

Esto se parece a la descripción de nuestra Iglesia en Jerusalén hoy: somos pocos y sin ningún poder humano, divididos en muchas iglesias diferentes, con ideas profundamente diferentes sobre la misión de la Iglesia, sobre la política y sobre muchas otras cosas. No somos perseguidos, pero ciertamente no podemos decir que somos

amados. No tenemos un gran impulso misionero de proclamación. A veces nos parecemos más a los discípulos aún encerrados en el Cenáculo por miedo, más que a Pedro que con su discurso valiente anuncia a todos que Cristo es el Señor.

Por eso necesitamos realmente del Espíritu, ese poder que sólo puede venir de lo alto (cf. Lc 24,49), que nos hace capaces de volver a ser cristianos, constructores de un nuevo modo de vida.

Necesitamos que Jesús vuelva a soplar su Espíritu sobre nosotros y nos haga criaturas nuevas, capaces de gozar, de perdonar, de hacernos comunidad unida en el amor de Cristo, de vivir y testimoniar la paz entre nosotros, incluso antes que pedirla para los demàs.

Creo que este es el testimonio que hoy se nos pide: volver a ser testigos del amor de Dios, que se manifiesta aquí en la persona de Cristo, y que se manifiesta hoy en la Iglesia, en nuestra comunidad, llamada ser un lugar de encuentro entre el cielo y la tierra, entre Dios y la humanidad.

No se nos pide que hagamos grandes cosas. Los pescadores de Galilea, que se convirtieron en apóstoles, no hicieron grandes cosas. Pero habiendo experimentado la alegría, la paz, el perdón y sobre todo el amor, atrajeron a una multitud de personas y crearon comunidades de creyentes a su alrededor. Es el mismo testimonio que se nos pide hoy. Incluso antes de emprender proyectos, estrategias, caminos y construcciones físicas o de otro tipo, estamos llamados a decir con nuestra vida que Jesús es el Señor, el Kyrios, y que nos hemos con Él.

En nuestro contexto social y político tan desgarrado y frágil, en un contexto general donde parece prevalecer la lógica de la posesión y la exclusión, donde el pensamiento dominante parece ser "yo y nadie más" (Is 47, 8.10), la Iglesia es llamados a anunciar la fuerza del "nosotros", de la unidad, de un amor que se da libremente, de un perdón que sabe recrear las relaciones rotas, de una paz que no es de este mundo, pero que puede traer la verdadera alegría a este mundo.

No es imposible, no son clichés, no son discursos utópicos, imposibles de lograr. Pentecostés es precisamente esto: descubrir que tenemos en nosotros una fuerza que no es sólo nuestra, que nos es dada, es el amor de Dios, manifestado en la cruz de Cristo y que en la Iglesia todavía nos alcanza hoy y que puede hacer posible lo imposible.

Pidamos el don de este Espíritu, para que nos convierta en una nueva creación e infunde en nuestros cansados y fatigados corazones la alegría del perdón, el amor sincero y la paz verdadera, y que nuestras comunidades se conviertan por el poder del Espíritu en un verdadero lugar de encuentro entre el cielo y tierra.