Homilía de SB. Monseñor Pierbattista Pizzaballa del 1 de enero de 2022

Published: January 04 Tue, 2022

Homilía de SB. Monseñor Pierbattista Pizzaballa del 1 de enero de 2022 Available in the following languages:

Homilía del 1 de enero de 2022

Co-catedral del Patriarcado Latino

Num 6,22-27; Gal 4, 4-7; Lucas 2,16-21

 

Reverendísimas excelencias,

Queridos hermanos y hermanas,

Hoy estamos a punto de empezar un nuevo año. Sin embargo, los diversos sentimientos y pensamientos que se han acumulado durante el año pasado continúan moviéndose dentro de nuestras almas. Pienso en particular en el cansancio y la inestabilidad provocados por la pandemia, que dificultó el año escolar para los estudiantes y, por tanto, también para las familias, y que generó más problemas en el mundo laboral y en otros contextos. Pienso también en nuestra situación política, siempre cambiante, pero también siempre igual, que no ve una solución real y estructural en el horizonte. Como prueba de ello, la enésima guerra de Gaza, que no resolvió nada, sino que por el contrario dio lugar a una nueva ola de violencia.

Sin embargo, debemos reconocer que también hemos visto mucha solidaridad de quienes nos rodean e incluso del mundo entero. A pesar de las dificultades, logramos concluir el año escolar y organizar un mínimo de actividad pastoral. En resumen, a pesar de las circunstancias problemáticas, también experimentamos cercanía y vitalidad. En particular, lo pasamos de maravilla cuando nos reunimos como Iglesia en el santuario de Deir Rafat, para la apertura del Sínodo solicitado por el Papa Francisco. Él, a su vez, también ha visitado nuestra Iglesia en Chipre y nos ha dejado valiosa información sobre nuestra vida eclesial. Así que también tenemos motivos para sentirnos animados.

Ya hemos expresado, durante nuestra homilía navideña, nuestras reflexiones sobre la vida cívica de nuestra diócesis. Permítanme hoy mirar a nuestra Iglesia, nuestra diócesis del Patriarcado Latino de Jerusalén, y expresarme mirando el año que comienza y no el año que termina. Pidamos a la Santísima Virgen, cuya divina maternidad celebramos hoy, que nos ayude a tener una mirada llena de vida.

Me gustaría mucho que el 2022 fuera un año sinónimo de recuperación en la vida de la Iglesia. Después de un largo período de inestabilidad debido a la pandemia, que interrumpió muchas de nuestras iniciativas, me gustaría que retomáramos nuestras actividades sin miedo, que retomáramos la planificación no tanto para nuevas salas paroquiales o renovaciones de iglesias y centros comunitarios, sino iniciativas de anuncio, de compartir, de vida comunitaria.

En particular, me gustaría que reviviéramos el arte de la catequesis y la formación espiritual, y que desarrollemos una relación más familiar con la Palabra de Dios. Vivimos en Tierra Santa, una tierra que alberga los lugares más sagrados del mundo y, sin embargo, no siempre los conocemos bien. En este período en el que los peregrinos no pueden venir, nosotros mismos podemos organizar peregrinaciones para encontrar la humanidad de Jesús, en nuestra Tierra y en nuestros Santos Lugares, y así vivir hermosas y fuertes experiencias de fe. No estoy seguro de que todos nuestros fieles conozcan perfectamente los Santos Lugares o que ya hayan hecho una peregrinación a Tierra Santa. Muchos peregrinos regresan a casa cambiados y fortalecidos en su fe. ¿Por qué no podemos tener la misma experiencia?

En realidad, creo que cada momento de nuestra vida es un kairos, es decir, un momento especial que nos regala la Providencia. No siempre deberíamos estar quejándonos, encerrándonos en nuestros problemas. Debo decir que muchas veces miramos negativamente todo, aunque el encuentro con el Señor nos abre a la vida y a la alegría, a pesar de las dificultades. Por supuesto, estamos cansados ​​de la situación actual del mundo y muchas veces también de la Iglesia, estamos agotados por los vaivenes de Tierra Santa y de toda nuestra región. Pero esta vez, a pesar de todo, nos invita a no dudar más y a caminar con grandes pasos hacia Aquel que nos espera en el camino que nos lleva a la vida. Debemos ir más allá de nuestra preocupación por los números y nuestro deseo de ver que nuestras acciones e iniciativas produzcan resultados inmediatos. Debemos adquirir la confianza y la paciencia del sembrador.

Estamos en el camino sinodal deseado por el Papa Francisco, que quizás no todos hayan comprendido, pero que, sin embargo, tiene el potencial de hacer de la Iglesia un lugar en el que podamos caminar nuevamente con fuerza hacia el encuentro con el Señor.

El viaje sinodal se centra en la escucha. Creo que tenemos que aprender a escucharnos más unos a otros. Escuchar es más que oír. Es dar cabida a la vida del otro dentro de nosotros, intentar ponernos en su situación. Escuchar es una forma de ser, una actitud, una forma de vida. Espero que este pequeño Sínodo nos enseñe al menos a escucharnos unos a otros, a escuchar las Escrituras y a escuchar al Espíritu que hemos recibido y que no deja de hablarnos. De manera particular, se nos invita a salir de nuestros contextos habituales, a escuchar a quienes no solemos escuchar: las mujeres, los marginados, los cristianos que se han desviado de la fe .... ¡y los jóvenes! Porque tenemos un deber especial de escuchar a las nuevas generaciones: ellas también tienen sueños que pueden abrirles nuevos horizontes. Y estos sueños pueden mostrarnos nuevos caminos que tomar, caminos que nos lleven a Cristo, a los demás, al mundo que nos rodea.

Este año, estamos invitados a fortalecer los lazos de comunión entre nosotros. No formar grupos cerrados en los que nos aliamos unos contra otros. A menudo hablamos de la unión entre nosotros, entre nuestras Iglesias, como una necesidad para afrontar dificultades externas o posibles enemigos ... Esto no puede ser suficiente. La comunión es la conciencia de pertenencia, de un don recibido, donde uno es parte del otro y el otro es parte de uno mismo. Y todo esto surge de la experiencia del encuentro con Jesús. Es este encuentro el que nos hace conscientes de ser una comunidad, en la que nos escuchamos. La comunión entre nosotros nos da la confianza para abrirnos no solo a nuestros hermanos y hermanas cristianos que no son católicos, sino también a nuestros vecinos musulmanes y judíos.

Me gustaría añadir que también estamos invitados a participar activamente no solo en la vida de la Iglesia, cada uno según sus dones y su vocación, sino también en la vida de nuestra sociedad. A menudo escucho decir en nuestros discursos que nos consideramos y queremos ser "sal y luz", parafraseando el Evangelio. Pero, parafraseando aún el Evangelio, hay que añadir que la sal es inútil si se guarda en nuestros hermosos armarios y que la luz debe colocarse en un celemín (cf. Mt 5, 14-15) para iluminar su entorno. ¡Cuánto necesita nuestra sociedad, en Palestina, en Israel, en Jordania y en Chipre, sal y luz, personas que sepan hacer una contribución positiva en el mundo de la cultura, la solidaridad, la política!

Este año estamos llamados con energías renovadas a ser enviados en misión al mundo para la Iglesia. Esta misión es proclamar la Buena Nueva. Juntos, unidos en la comunión y en nuestra participación en la vida de la Iglesia y en la construcción del Reino, queremos experimentar la fidelidad de Dios y la promesa de que el bien vencerá al mal. Porque nosotros, los cristianos de Tierra Santa, estamos llamados a ser heraldos de la Buena Nueva anunciada por Dios, y no profetas del destino.

A veces escucho a la gente decir que los cristianos queremos estar "protegidos" de las muchas dificultades y hostilidades a las que nos enfrentamos, que queremos tener nuestro propio espacio, dedicado a nosotros ... No puedo compartir esta actitud. No queremos estar protegidos y amparados por una cúpula de cristal, sino al contrario ser parte integral de la vida civil y religiosa de esta sociedad que es la nuestra. No somos parte de ella por casualidad, sino por un plan de la Providencia. Por lo tanto, queremos ser aquí y ahora una parte integral y constructiva de la vida civil. En la sociedad, queremos ser aquellos cuya forma de vida anuncia la Buena Nueva, aquellos que son capaces de proponer modelos diferentes en nuestras relaciones, alternativas a nuestro mundo sufriente, centradas en la igualdad y la reconciliación, el respeto mutuo y el amor

Realmente espero que nos embarquemos seriamente en este camino sinodal y que comencemos este año con confianza y gratitud hacia la Providencia, que no deja de ayudarnos y que nos invita a tener una mirada agradecida y apaciguada hacia la Salvación que hemos recibido.

Invocamos la intercesión de la Madre de Dios y su mirada materna sobre nuestra Iglesia en Tierra Santa. Que ella, que dio a luz al Hijo de Dios, ilumine también a nuestras familias, a nuestras comunidades religiosas y a toda nuestra Iglesia en Jerusalén.

Queridos hermanos y hermanas, ¡solo queda desearles un feliz año nuevo!

Jerusalén, 1 de enero de 2022

† Pierbattista Pizzaballa

Patriarca latino de Jerusalén