Meditación de S. B. Mon. Pierbattista Pizzaballa, I Domingo de Cuaresma, año C 2022

By: Pierbattista Pizzaballa - Published: February 25 Fri, 2022

Meditación de S. B. Mon. Pierbattista Pizzaballa, I Domingo de Cuaresma, año C 2022 Available in the following languages:

6 de marzo de 2022

I Domingo de Cuaresma, año C

 

Hoy comienza el tiempo de Cuaresma (Lc 4,1-13), y el relato de las tentaciones marca la primera etapa de este camino que nos lleva a la Pascua del Señor.

Subrayemos algunos elementos, que pueden ayudarnos a entrar en el tema de hoy y, por tanto, en el tiempo que hoy comienza.

El evangelista Lucas, al igual que los demás sinópticos, sitúa el relato de las tentaciones antes del comienzo de la vida pública de Jesús.

Y es que antes de iniciar su misión, Jesús debe hacer una elección, debe orientarse en el camino, debe elegir qué estilo mesiánico quiere dar a su ministerio.

La tentación entra en el mundo desde el principio, como leemos en el libro del Génesis en el capítulo 3, como la posibilidad de otra elección, diferente del plan original de Dios, de la forma en que Dios pensó y creó al hombre, a su imagen y semejanza.

Por lo tanto, Jesús también debe elegir, y el diablo no lo libra de esta prueba. Pero, a diferencia de los otros sinópticos, Lucas concluye el pasaje diciendo que "cuando hubo agotado todas las tentaciones, el diablo se alejó de él hasta el tiempo señalado" (Lc 4,13).

Cuál es este momento fijo, lo sugiere el propio Lucas: mientras que en Mateo, en efecto, después de la primera tentación en el desierto, el diablo lleva inmediatamente a Jesús "a la ciudad santa" (Mt 4,5), en Lucas las dos últimas tentaciones se invierten, y Lucas sitúa el punto culminante de la prueba en Jerusalén, donde el diablo coloca a Jesús en el punto más alto del templo (Lc 4,9).

Todo el viaje de Jesús en el tercer evangelio, como veremos varias veces a lo largo del año, no es más que un viaje hacia Jerusalén, donde Jesús sabe que tiene una cita, que le esperan.

También en la cruz, como hoy en el desierto, se le pedirá a Jesús que se salve, que no sea un hombre como los demás, que prefiera al menos esta vez el camino del poder, de lo sensacional y de lo milagroso; se le pedirá que baje de la cruz, y esto tres veces (Lc 23,35-39), como tres veces en el desierto Jesús es tentado por el diablo.

En Jerusalén, Jesús se enfrenta a la prueba definitiva y confirma que quiere lo que hoy elige: no una vida centrada en sí mismo, una vida hecha por él mismo, sino una vida recibida del Padre y confiada a él.

Y en Jerusalén la prueba será terrible, porque el precio de la fidelidad a la elección original será la muerte en la cruz: allí Jesús juzgará que esa fidelidad vale más que su propia vida, e invertirá por completo la lógica del diablo.

Si de hecho el demonio, en las tentaciones de hoy, invita a Jesús a utilizar el poder que le viene de ser Hijo de Dios para salvarse, para evitar la limitación y la fatiga de ser hombre, en Jerusalén, Jesús elegirá precisamente el camino de la limitación, de la debilidad y de la muerte como forma de expresar plenamente su obediencia al Padre, su confianza ilimitada en Él; para expresar plenamente el sentido último de una humanidad que se realiza no haciéndose a sí misma, sino en una relación humilde y confiada de filiación con el Padre.

¿De dónde le viene a Jesús esta conciencia que da consistencia a sus decisiones? Lucas sugiere dos respuestas.

La primera es la mención del Espíritu Santo, que vuelve dos veces en este pasaje (Lc 4,1): Jesús no está solo, sino que se dirige constantemente al Padre gracias al Espíritu Santo que habita en él. La soledad del desierto es el lugar donde Jesús experimenta con más fuerza la presencia del Padre, la fuerza de la relación con Él.

La segunda está evidentemente ligada a la Palabra: Jesús responde al diablo no con sus propias palabras, sino recurriendo a la Escritura. Sus palabras, de hecho, no son más que citas del Deuteronomio. Jesús no responde con sus propias palabras, sino con la Palabra de Dios Padre.

La tentación que querría empujar al hombre a escuchar y confiar en otra voz que no sea la del Padre, no puede ser vencida por la fuerza, por la astucia, por la simple inteligencia: sólo con estos medios podríamos ser perdedores, de nuevo esclavos de la autosuficiencia. La prueba se pasa y se supera permaneciendo en humilde y paciente escucha de la verdad del Padre, confiando en Él.

También en la cruz, en la última tentación, Jesús utilizará estas mismas armas: sus últimas palabras (Lc 23,46) serán la cita de un salmo (Sal 31,6), de una oración capaz de decir una vez más su total confianza en su relación con el Padre: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu".

+Pierbattista

Photo: (c) City of London Corporation; Supplied by The Public Catalogue Foundation