“Admissio ad Ordines” de cuatro jóvenes aspirantes del Seminario Redemptoris Mater de Galilea

By: Sara Fornari, periodista - Published: April 05 Tue, 2022

“Admissio ad Ordines” de cuatro jóvenes aspirantes del Seminario Redemptoris Mater de Galilea Available in the following languages:

GALILEA – En el Monte de las Bienaventuranzas, cuatro jóvenes del seminario Redemptoris Mater de Galilea recibieron la admissio ad ordines: Oscar John (Filipinas), Lucas (Francia), Giacomo (Italia) y Francisco (Colombia).

Filipinas, Francia, Italia, Colombia. Estos son los países de origen de los cuatro aspirantes al sacerdocio del Seminario Misionero Redemptoris Mater de Galilea, llamados respectivamente Oscar John, Lucas, Giacomo y Francisco. Admitidos a las órdenes la tarde del domingo 27 de marzo, estos jóvenes, con experiencias muy diversas, están unidos por su encuentro con Cristo que, a través de la iniciación cristiana del Camino Neocatecumenal, tocó sus corazones y les dio el deseo y el impulso de servirlo.

La esencial y solemne Liturgia de Admissio (admisión al Orden Sagrado), en árabe, fue presidida por Monseñor Rafic Nahra, Vicario Patriarcal para Israel y recién elegido Obispo por el Papa Francisco, en la Iglesia de los Doce Apóstoles y los Sesenta y Doce Discípulos, en la Domus Galilaeae. Participaron hermanos de las comunidades neocatecumenales, en las que jóvenes hacen su camino de fe, pero también algunos familiares, padres y hermanos que pudieron venir de Europa y Colombia.

Los padres y hermanos de las comunidades presentes en Dubai estuvieron presentes para Oscar John, quien celebró su 33 cumpleaños el domingo. Licenciado en psicología, emigró a los Emiratos Árabes Unidos para trabajar y descubrió allí su vocación. Lucas, de casi 25 años, originario de Alsacia y el tercero de cinco hijos, era carpintero y, en Tierra Santa, realizaba el servicio pastoral en la parroquia de Rafidia. Con solo 24 años, originario de Pescara y el segundo de ocho hermanos, Giacomo creció en Dinamarca, donde su familia está desde hace más de veinte años, primero en las misiones de Copenhague y Sostrup, luego en la Missio ad Gentes de Brøndy Strand: El danés es casi su lengua materna. Finalmente, Francisco, de 29 años, de Bogotá, se graduó como profesor de música, pasó un tiempo en la Redemptoris Mater en Colombia; estando en un seminario misionero, había dado su disponibilidad para ir a cualquier parte. Enviado a Galilea, hizo dos años de misión itinerante en los equipos de Palestina y Chipre.

Todos los seminaristas de la Redemptoris Mater de Galilea estudian árabe; su formación incluye experiencias itinerantes (misión), durante las cuales pueden practicar notablemente el idioma, preparándose así para servir a la Iglesia de Tierra Santa y en particular al Patriarcado Latino de Jerusalén.

"Hoy la Iglesia responde a vuestro 'Aquí estoy' y bendice vuestro camino", dijo el obispo Rafic Nahra quien, comentando el Evangelio del hijo pródigo, recordó que todos hemos recibido la misericordia del Señor, pero que aquellos que Él llama al ministerio, en particular, debía estar dispuesto a compartir las gracias recibidas, especialmente en el servicio de los pequeños. Es un criterio de discernimiento vocacional, con la alegría que viene del Señor. En su homilía, el Vicario Patriarcal destacó también tres temas: en primer lugar, la llamada a crecer en el conocimiento de Dios y de uno mismo, con toda sinceridad. Sin este conocimiento, uno no puede

dejar el camino del pecado. Además, quien conoce a Dios ve que todo tiene sentido. Otro aspecto discutido fue la humildad: el sacerdote que carece de humildad tiene aversión y amargura hacia los demás, como el hijo mayor del Evangelio. La invitación dirigida a los aspirantes al sacerdocio era, por tanto, a ponerse al servicio de los demás, en lugar de actuar para sentirse dignos. En cuanto al tercer aspecto, se refiere a la necesidad de conocer y experimentar la riqueza de la Iglesia y del Espíritu Santo en este tiempo de formación “Abrid vuestros corazones para ver la obra de Dios”, instó Monseñor Nahra, “incluso en las cosas nunca imaginaste en la vida. Debemos seguir al Espíritu Santo, no precederlo".

El rito de Admissio tomó la forma de un simple diálogo con los candidatos que, en respuesta a la llamada del Señor, confirmaron su deseo de completar su preparación para estar listos para asumir el ministerio en la Iglesia, y comprometerse "en la formación espiritual para llegar a ser fieles ministros de Cristo y de su cuerpo que es la Iglesia". Monseñor Nahra, en nombre de la Iglesia, saludó esta intención, bendiciendo a los jóvenes para que perseveren en su vocación, y que unidos a Cristo Sumo Sacerdote, se conviertan en auténticos apóstoles del Evangelio.

Unos días antes, el 19 de marzo, en la solemnidad de San José, el Seminario vivió otra gran alegría: la celebración de la entrega del cantorado, el letorado y el subdiaconado (órdenes menores de la Iglesia maronita) a Michel El- Khoury, seminarista de rito maronita. El rito estuvo presidido por el arzobispo maronita de Tierra Santa, Mons. Moussa El-Hage, quien dedicó palabras de agradecimiento al Camino Neocatecumenal y la formación sacerdotal recibida en el Seminario.