Carta de Su Beatitud Pierbattista Pizzaballa a toda la diócesis: nuestro viaje sinodal en Tierra Santa

Published: October 18 Mon, 2021

Carta de Su Beatitud Pierbattista Pizzaballa a toda la diócesis: nuestro viaje sinodal en Tierra Santa Available in the following languages:

A todos los sacerdotes, consagrados y fieles

de la Diócesis del Patriarcado Latino de Jerusalén

Queridos hermanos y hermanas

¡Que el Señor les dé la paz!

El Sínodo General de la Iglesia se llevará a cabo de una manera que ha sido reorganizada por el Santo Padre, el Papa Francisco. El objetivo de esta reorganización es crear, a partir de las realidades locales, espacios de encuentro, de escucha, de compartir y también de planificar, para evitar que el Sínodo y los documentos que producirá sean sólo el fruto caído de arriba.

El Sínodo General de la Iglesia está ahora estructurado en tres fases que involucran a las Iglesias locales en sentido ascendente. La primera fase, de hecho, es diocesana y prevé que cada Iglesia local inicie una dinámica de escucha y reflexión sobre el tema del Sínodo. La segunda fase es continental, con el objetivo de reunir en un solo texto las reflexiones de todas las Iglesias locales del continente. La última fase reunirá las reflexiones de toda la Iglesia universal durante el encuentro de los delegados sinodales de todo el mundo ante el Santo Padre en Roma.

En Tierra Santa, en la reunión de los Ordinarios Católicos del 5 de octubre, decidimos que la fase diocesana del Sínodo involucraría a las Iglesias católicas en su conjunto y no por separado. En resumen, se proyecta un camino único de preparación común para todas nuestras Iglesias. Para las áreas pastorales de Galilea y Palestina, el Padre David Neuhaus, SJ, ha sido elegido para coordinar los próximos pasos y se le unirá un grupo de laicos, religiosos y sacerdotes de todos los ritos, que le ayudarán en esta primera e importante etapa. En Jordania, ha sido nombrado el Padre Mody Al-Hindalya de la Iglesia melquita  y en Chipre será el padre Ibrahim Khita de la Iglesia maronita quien hará la misma función.

El tema propuesto para nuestra reflexión, "Por una Iglesia sinodal: comunión, participación, misión", expresa claramente la intención del Santo Padre de que la vida de la Iglesia esté cada vez menos centrada solamente en el clero, sino que sea cada vez más el fruto de una implicación general de todos sus componentes, en la que todos se sientan en comunión unos con otros, y no sean considerados como "objetos" de una pastoral preparada por algunas comisiones en torno a una mesa. En definitiva, el deseo es participar plenamente en la vida de la Iglesia. Este enfoque debería garantizar que la misión en la Iglesia, entendida como el testimonio de la vida cristiana, sea realmente creíble. El fruto de nuestro viaje se enviará al Consejo de Patriarcas Católicos de Oriente Medio, que a su vez enviará las conclusiones a la Asamblea General del Sínodo en Roma.

No se nos pide que preparemos documentos largos y articulados, sino una breve síntesis del camino recorrido. Recordemos que la finalidad del Sínodo, y por tanto de esta consulta, no es producir documentos, sino "hacer florecer sueños, inspirar profecías y visiones, hacer florecer esperanzas, estimular la confianza, curar heridas, tejer relaciones, resucitar un amanecer de esperanza, aprender unos de otros y crear una imagen positiva que ilumine las mentes, caliente los corazones y fortalezca las manos" (Documento Preparatorio, 32).

Los párrocos son actores esenciales en este proceso, como mediadores entre los obispos y el pueblo. Por ello, invito a todos vuestros párrocos a ser protagonistas y a promover lo que el Santo Padre nos pide, haciendo que nuestras comunidades se impliquen de verdad.

Espero fervientemente que las demás realidades diocesanas también se impliquen: parroquias, religiosos y religiosas, monasterios contemplativos, seminarios, jóvenes, grupos, movimientos, asociaciones, emigrantes, trabajadores extranjeros... todos los que crean tener una palabra que decir deben poder hacerlo. Una palabra que puede ser de agradecimiento o de incomprensión, una palabra de ánimo y esperanza o una palabra de decepción, una palabra de expectativa, de deseo y de orientación. Sin embargo, es importante que este momento del camino sinodal no se limite a hablar sólo de nuestros problemas, ya que esto haría que todo fuera estéril y sin perspectiva. Debe ser un camino iluminado por la Palabra de Dios, que siempre es vivificante.

Por eso hemos pensado en utilizar la imagen y la metodología de los discípulos de Emaús, o el llamado "Evangelio de Emaús".

Discutiendo sus problemas, el fracaso de la Cruz, huyendo y descubriéndose lejos de Jerusalén e ignorando a Cristo, los dos discípulos lo encuentran esperándoles en el camino, sin ningún esfuerzo por su parte. Camina con ellos y les revela el sentido de las Escrituras, especialmente en lo que se refiere al escándalo de la Cruz. Se detiene, parte el pan con ellos y les abre los ojos. Es gracias a la presencia de Cristo en medio de ellos que se convierten en testigos de la Resurrección.

¿Cuál podría ser entonces el método del Sínodo para el Patriarcado de Jerusalén?

(1) Ir a Emaús, incluso físicamente, es decir, a los lugares donde apareció Cristo, y hablar de lo que está mal. (2) Pero no es suficiente, como dije, con decir lo que está mal, sino que, como lo hizo Jesús con los dos discípulos de Emaús, es importante relacionar nuestra experiencia vital  con las Escrituras y ver cómo estas pueden arrojar luz sobre los aspectos más destacados de la vida y darles una perspectiva diferente (la Cruz de Cristo y mi cruz). (3) De esta manera, descubriremos el significado de las Escrituras con respecto a la resurrección de Cristo y nuestra vida. (4) Partiremos el pan allí y dejaremos que Cristo nos lleve de regreso a Jerusalén. (5) Para contarles a los Apóstoles lo que nos sucedió en el camino. Las Comisiones, bajo el liderazgo de sus respectivos Coordinadores Regionales, enviarán próximamente a todos un texto de referencia, que ayudará a la reflexión sinodal con cuestionarios y guías prácticas, con el fin de facilitar las diferentes dinámicas en los diversos campos pastorales. Por supuesto, esto es solo una propuesta. También se podrían utilizar otras imágenes y metodologías bíblicas. Lo importante es encontrarse y escucharse, pero que esta escucha este iluminada por la Palabra de Dios y no quede en una simple palabra humana.

Generalmente estamos acostumbrados a interactuar entre nosotros en nuestros propios contextos: jóvenes con jóvenes, religiosos con religiosos, familias con familias, etc. En mi opinión, sería importante conocernos y escucharnos, encontrarnos a todos los niveles: jóvenes con familia, visitar a los ancianos en hospicios, ir a hogares, salir a conocer gente que antes no conocíamos, las parroquias locales con las parroquias frecuentadas por extranjeros, trabajadores extranjeros con los fieles locales, etc. Es más útil ir a un monasterio y escuchar la experiencia de vida de las monjas que dar un discurso sobre la vida religiosa. Es más incisivo escuchar la experiencia de vida de un feligrés en Tierra Santa, que desarrollar una maravillosa teoría sobre la Iglesia local. Creo que salir, incluso físicamente, de su propio salón parroquial, de su propio centro para encontrar otra realidad desconocida que la de su propia Iglesia, puede marcar la diferencia en muchos casos.

Uno no debe esperar cambios dramáticos de todo esto o incluso frutos extraordinarios. Los frutos siempre llegan después de mucho tiempo y con la condición de que el trabajo se haya realizado en el campo. Ya sería mucho si este Sínodo marcara el inicio de una nueva forma de encuentro como comunidad, donde todos sintiéramos que compartimos la vida de los demás, unidos en la persona de Jesús, corazón de nuestra fe, el que da sentido a nuestra presencia aquí en Tierra Santa, alimentando e iluminando el amor que sostiene nuestra vida.

El Sínodo se abrirá oficialmente en todas las zonas pastorales de la diócesis, simultáneamente el mismo día, 30 de octubre, y a la misma hora, las 11 horas. Para Galilea y Palestina, la inauguración tendrá lugar en Deir Rafat, con motivo de la Solemnidad de María Reina de Palestina, para Jordania será en la Iglesia de Nuestra Señora de Nazaret en Swefieh (Ammán), y para Chipre en la Catedral Maronita de Nicosia.

Será un momento importante y significativo en el que espero que la gente participe de verdad.

Por ello, os invito a todos a participar en esta importante etapa de la vida de nuestra Iglesia y de la Iglesia universal. Una vez más, reitero mi invitación a todos nuestros sacerdotes, párrocos y a los diferentes  agentes pastorales para que se impliquen en este nuevo Sínodo y colaboren con los diferentes coordinadores y las respectivas comisiones sinodales. Debemos hacerlo no porque nos lo pidan, sino porque estamos convencidos de que es un momento hermoso y útil para la vida de nuestra Iglesia. Con la esperanza de que este viaje iniciado por el Papa Francisco reavive nuestra pasión por la Iglesia, y con la expectativa de volver a veros pronto, os envío a cada uno de vosotros mis mejores deseos.

Jerusalén, 15 de octubre de 2021

Fiesta de Santa Teresa de Ávila

                                                             †Pierbattista Pizzaballa

                                                           Patriarca Latino de Jerusalén