Celebración de la fiesta de la Anunciación: “Cuando amamos, escuchamos con confianza”

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: March 29 Tue, 2022

Celebración de la fiesta de la Anunciación: “Cuando amamos, escuchamos con confianza” Available in the following languages:

NAZARET - El 24 y 25 de marzo, según la costumbre tradicional, Monseñor Pierbattista Pizzaballa, Patriarca Latino de Jerusalén, celebró la fiesta de la Anunciación en Nazaret, ciudad de la Virgen María.

La fiesta de la Anunciación es el nombre que recibe la celebración que marca el anuncio del ángel Gabriel a María, madre de Dios. Tiene lugar exactamente nueve meses antes de Navidad. Las primeras menciones de esta fiesta se remontan al 656 (Concilio de Toledo) y al 692 (Concilio de Trullo). Además de conmemorar un acontecimiento importante de la Biblia, es también una fiesta que nos recuerda la elección que hizo María de confiar en la voluntad de Dios cuando no conocía ni los entresijos, elección que marca la relación ideal entre Dios y los hombres, y que se nos da cada día.

Tradicionalmente, esta fiesta tiene lugar en la Basílica de la Anunciación en Nazaret, construida en el lugar donde se encontraba la casa de María cuando aún no estaba casada con José. Marca el lugar donde la Virgen María dijo sí al Señor y accedió a dar a luz a su hijo Jesucristo.

Antes de las celebraciones, es costumbre que el Patriarca entre en Nazaret por la antigua entrada a la ciudad y salude a los al-Dors, antigua familia cristiana de la ciudad. Después de esta tradicional visita, Monseñor Pizzaballa se dirigió al Centro Pastoral San Antonio, donde fue recibido por los Scouts de Nazaret. A continuación, las celebraciones comenzaron con una entrada solemne en la gruta de la Basílica de la Anunciación, seguida de Vísperas en la basílica superior. Entre los co-celebrantes estaban Canónigos del Santo Sepulcro, Franciscanos de la Custodia de Tierra Santa y seminaristas. Esa misma noche, los fieles fueron invitados a asistir a una vigilia (adoración).

Al día siguiente, viernes 25 de marzo, después de un encuentro con el alcalde de la ciudad de Nazaret, Monseñor Pizzaballa presidió la Misa solemne de celebración de la Anunciación. Para la ocasión, los sacerdotes y obispos concelebrantes, entre los que se encontraban Mons. Yllana, Nuncio Apostólico en Tierra Santa, Mons. Marcuzzo, Obispo emérito, así como el Padre Rafic Nahra, recién nombrado Obispo y Vicario Patriarcal para Israel, se vistieron de azul, color litúrgico asociado a la Virgen María y que simboliza el cielo y la pureza.

En su homilía, Monseñor Pizzaballa insistió en la importancia de saber escuchar a los demás, así como María escuchó la voz de Dios a través del ángel Gabriel. “Escuchar es más que oír. Escuchar es abrirse a los demás, haciéndoles espacio en sí mismos, en su forma de pensar, en las cosas que hacer, en las perspectivas que se dan. Es algo que requiere una actitud de confianza, de libertad y gratuidad. En cierto sentido, es como ser llamada a ser madre, es decir, a acoger en nosotras la vida de otro”. También recordó a los fieles la guerra que se libra en Ucrania y les pidió que rezaran por los pueblos ucraniano y ruso. Al final de la celebración, sacerdotes y obispos se unieron al Papa Francisco para consagrar los dos países al Corazón Inmaculado de María, para que “comiencen a escucharse de nuevo, que ella les ayude a reconstruir relaciones de confianza, sin las cuales no hay no habrá futuro".