Celebración de María Magdalena después de Pascua: "¡He visto al Señor!"

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: April 25 Mon, 2022

Celebración de María Magdalena después de Pascua: "¡He visto al Señor!" Available in the following languages:

MAGDALA - Mencionada doce veces por su nombre en la Biblia, un personaje clave en las Sagradas Escrituras, Santa María Magdalena generalmente se celebra en todo el mundo el 22 de julio, su fiesta nacional. Sin embargo, como ella fue la primera en ver a Cristo resucitado, aquí en Tierra Santa, también se la celebra el primer sábado después de Pascua, en el sitio de Magdala en Galilea.

"Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?" Cristo le pregunta después de haber ido a su tumba (Juan 20:11-18). Santa María Magdalena no es sólo la mujer que siguió a Jesús durante su Pasión; es también el primer testigo de su Resurrección, el primero que lo vio y creyó en Él cuando los Apóstoles, por miedo, se refugiaron en Jerusalén. Su papel crucial fue subrayado además por el Papa Juan Pablo II en su carta Mulieris dignitatem.

Así, cada año, la Iglesia latina local de la diócesis de Jerusalén lo celebra en Magdala, lugar santo situado a orillas del lago de Tiberíades. Este año, el sábado 23 de abril, Monseñor Pierbattista Pizzaballa, Patriarca Latino de Jerusalén, acompañado de Monseñor Boulos Marcuzzo, Obispo emérito y titular de Emaús, presidió una misa en su honor en la iglesia Duc in Altum (nombre que hace referencia a la carta Novo Millennio Ineunte de Juan Pablo II), después de una pausa de dos años debido a la pandemia de COVID-19.

“Hace tres años, en 2019, celebramos esta fiesta no solo junto a nuestros fieles, sino también con los católicos griegos y los maronitas”, recuerda el Arzobispo Marcuzzo. "Ahora que la pandemia ha terminado, espero que esta tradición se reanude con fuerza".

Un sitio reciente, en el cual hay una sinagoga que data del siglo I así como otros vestigios arqueológicos, Magdala, que en su día estuvo en la Vía Maris (una ruta comercial que data de la Edad del Bronce que unía Egipto con Mesopotamia), volvió a la vida en 2009, por iniciativa del Padre Juan María Solana. Fue durante los trabajos posteriores cuando se descubrió la famosa sinagoga, donde Jesús podría haber enseñado, así como la famosa "Piedra de Magdala" (cuyo original se conserva en Ginosar).

Hoy, con la ayuda de muchos voluntarios, Magdala sigue desarrollándose: acogida de peregrinos locales y extranjeros, peregrinaciones online, promoción de la mujer, excavaciones arqueológicas... ¿El objetivo? Continuar mejorando el rico patrimonio histórico, espiritual y cultural del lugar de nacimiento de María Magdalena.