Ciclistas tras las huellas de Cristo

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: August 25 Thu, 2022

Ciclistas tras las huellas de Cristo Available in the following languages:

TIERRA SANTA - En homenaje al Padre Giuseppe Querin, guía espiritual de muchas peregrinaciones a Tierra Santa, los peregrinos italianos han decidido viajar juntos a la tierra de Cristo, no a pie ni a caballo... sino en bicicleta.

En total, habrán recorrido más de 1.000 km. Partieron de Negrisia un pueblo del norte de Italia Fabrizio Rizzo, Massimo Sartori, Silvano Carrer, Denis Ruffoni, Mauro Tomasella y el campeón olímpico Angelo Ciccone pedalearon hasta el puerto de Bari, y luego, entre viajes en barco y en avión, de Patras a Atenas pasando por Corinto y, finalmente, de Nazaret a Jerusalén.

La idea de este proyecto nació de una simple promesa entre uno de los ciclistas y el Padre Querin: hacer una peregrinación a Tierra Santa una vez que la pandemia de COVID-19 hubiera terminado. Desgraciadamente, el Padre Querin murió en noviembre de 2021, cuando la crisis sanitaria obligó a muchos países a cerrar sus fronteras. Por eso, en su nombre, Mauro Tomasella, un entusiasta del ciclismo, decidió volver a Tierra Santa en bicicleta con otros cinco peregrinos: el "Equipo Querin".

"Visitamos juntos los Santos Lugares", dice el Obispo Giacinto-Boulos Marcuzzo, Obispo emérito del Patriarcado Latino de Jerusalén y oriundo de un pueblo cercano, Negrisia. En Tel Aviv, el Obispo, dio la bienvenida a los ciclistas y a sus familias y amigos que vinieron a acompañarlos en su viaje. "Me uní a ellos una vez que llegaron a Tierra Santa. No eligieron una ruta fácil; entre Nazaret y Jerusalén, decidieron subir no sólo al Monte Tabor, sino también al Monte de los Olivos".

Los ciclistas partieron hacia Italia el 22 de agosto, 17 días después de su salida de Negresia, y pudieron admirar numerosos lugares sagrados y sitios arqueológicos, incluyendo Jaffa, el Mar de Galilea y sus alrededores, la Iglesia de la Transfiguración, Deir Rafat, Haifa, Nazaret y Akko, Beit She'an, Cesárea Marítima, Jericó, Wadi Qelt, y el monasterio de San Jorge, el Monte de los Olivos, Belén, y por supuesto la Ciudad Vieja de Jerusalén. Su viaje fue un bello homenaje al Padre Querin, organizador de más de cien peregrinaciones a Tierra Santa.