“Construyendo el futuro con migrantes y refugiados”: Día Internacional del Migrante en Tierra Santa

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: October 03 Mon, 2022

“Construyendo el futuro con migrantes y refugiados”: Día Internacional del Migrante en Tierra Santa Available in the following languages:

JERUSALÉN - Con motivo del Día Internacional del Emigrante, la Vicaría para los Emigrantes y Solicitantes de Asilo en Tierra Santa celebró una misa presidida por Su Beatitud Pierbattista Pizzaballa, Patriarca Latino de Jerusalén, a la que siguieron espectáculos de danza, canto y narración de cuentos en el Centro Notre Dame de Jerusalén.

En el resto del mundo, el Día Internacional del Migrante tuvo lugar el domingo 25 de septiembre. En Tierra Santa, debido a la festividad israelí de Rosh Hashanah, se pospuso al sábado 1 de octubre. Esta jornada, que nació en 1914 y se celebra siempre el último domingo de septiembre, ha cobrado una nueva importancia con el Papa Francisco, que ha situado el tema de los migrantes en el centro de su agenda. Su lema este año es "Construir el futuro con los migrantes y los refugiados".

"Para mí, esta celebración tiene tres puntos significativos principales", dijo el Padre Nikodemus Schnabel, OSB, Vicario Patriarcal para los Migrantes y Refugiados. "El primero es que hoy, de nuevo, nuestras comunidades, marginadas e invisibles, sin privilegios, sintieron que su Patriarca las quería, las veía y las apoyaba. El hecho de que presidiera esta celebración, de que mostrara públicamente que los inmigrantes y los refugiados forman parte de la Iglesia y de que les dijera, como Patriarca, que son sus hermanos y hermanas, realmente hizo de esta celebración un momento culminante. También está la internacionalidad, la diversidad de esta comunidad que proviene de muchos países, y que presenta rostros, ritos y culturas diferentes, pero que hoy se celebran juntos, de forma unida. Por último, la presencia de religiosos y religiosas que no son ni emigrantes ni refugiados, pero que sin embargo vinieron a participar en esta celebración, mostrando así curiosidad y apertura hacia otro cristianismo, que no es autóctono, pero que también forma parte de la Iglesia de Tierra Santa.

Durante la misa, el arzobispo Pizzaballa habló de la resistencia y la fuerza de la fe de la comunidad de emigrantes, que, a pesar de los muchos desafíos relacionados con su estatus legal y sus pobres condiciones de vida, siguen mostrando al resto del mundo una gran esperanza y alegría. "Lo que más me llama la atención", dijo durante la homilía, "cuando me encuentro con el Padre Nikodemus y su equipo, es sentir que, a pesar de todo, en medio de estas situaciones de dificultad, vuestra fe no es sólo una ventaja, sino la fuerza que os sostiene. Mostráis una fuerza y una determinación que siempre nos asombra y que también nos sostiene y fortalece."

Tras la celebración, las diferentes comunidades pudieron mostrar su cultura con diferentes actuaciones. "Hoy es un gran día para nosotros porque hemos podido celebrarlo juntos, en comunidad y con alegría", dijo Aude, una africana francófona. "Bendecimos el nombre del Señor por este día y por permitirnos celebrar esta jornada con nuestro Patriarca.