“El dolor transformado en amor”: Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: September 15 Thu, 2022

“El dolor transformado en amor”: Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz Available in the following languages:

TIERRA SANTA – El 14 de septiembre, la Iglesia de Jerusalén celebró la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, que conmemora el descubrimiento de la reliquia de la Vera Cruz, así como la construcción y consagración de la Iglesia del Santo -Sepulcro.

En la fe cristiana, la Cruz es el símbolo universal de la victoria de Jesús sobre la muerte. Utilizado originalmente como instrumento de tortura, se transforma en un signo de esperanza y fe en el mensaje del Señor tras la resurrección de Cristo. En la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, celebramos este símbolo como recuerdo de la promesa de salvación cumplida por Dios.

Fue en el año 327 d.C. cuando Santa Elena (madre del emperador cristiano Constantino I) y el Obispo Macario de Jerusalén mandaron realizar excavaciones para encontrar el lugar del Calvario y el Santo Sepulcro. Según los historiadores, fue durante estas excavaciones cuando Santa Elena encontró la Santa Cruz, así como las dos cruces utilizadas para crucificar a los ladrones buenos y malos. Tuvo la certeza de la autenticidad de la reliquia cuando una mujer enferma se curó tras tocarla. Más tarde, el emperador Constantino hizo construir la Iglesia del Santo Sepulcro en el lugar sagrado. Fue consagrada el 13 de septiembre de 335, y la Santa Cruz fue llevada allí al día siguiente, 14 de septiembre.

Para el padre Hadi Qasis, sacerdote melquita que vive en Mi'ilya (Galilea), la Santa Cruz es "un faro" que le guía en su "vida personal, sacerdotal y familiar. Para mí, el único camino hacia la felicidad y la verdadera alegría es la Cruz. Cuando recuerdo las palabras de Cristo, que me invita a seguirle y a llevar la Cruz como Él, esa misma Cruz se convierte en un camino de salvación, coronado de resurrección y de alegría."

En la tradición melquita, la fiesta de la Santa Cruz se celebra el 13 de septiembre. "Es un largo tiempo de contemplación y conmemoración", explica el Padre Hadi. "Las cruces de todo tipo se unen a la Cruz vivificante del Señor. Durante este tiempo, yo también tomo mi cruz, que se convierte en una fuente de alegría y curación para mi alma sufriente. Del dolor nace la salud, de las dificultades el alivio... Esto es lo que significan para mí la Cruz y la Fiesta de su Exaltación. Este es el día en que levanto mis quejas, mis dificultades y mis dolores para ponerlos en la Cruz de Jesús, gracias a la cual podré volver a empezar desde cero.

También para los feligreses esta celebración tiene un significado especial. Issam Ewedah, un cristiano que vive en Ammán (Jordania), describe la Cruz como "el dolor transformado en amor". Para él, el valor de la Cruz no sólo reside en sí misma, sino en la esencia del amor de Cristo por el mundo. "Es un recordatorio de la victoria de la vida sobre la muerte", explica otra feligresa, Mariana Duaibes, que vive en Zababdeh (Palestina). "Todos llevamos nuestras propias cruces. La cruz que cae sobre nuestros hombros también cae sobre los míos, y por eso rezo a Dios Todopoderoso y le pido que nos ayude a llevarla, como ayudó a su hijo Jesucristo a llevarla, hasta la resurrección."