Encuentro con el Resucitado en el camino de Emaús

By: lpj.org - Published: April 20 Wed, 2022

Encuentro con el Resucitado en el camino de Emaús Available in the following languages:

EMAÚS NICOPOLIS - Este lunes 18 de abril de 2022, alrededor de cuarenta peregrinos siguieron los pasos de dos discípulos en el camino a Emaús. Como dice el Evangelio, cada Lunes de Pascua, la Comunidad de las Bienaventuranzas de Emaús Nicópolis invita a los peregrinos a salir del Cenáculo, ubicado en el Monte Sion en Jerusalén, a las 6:00 a. m., y caminar aproximadamente 30 km hasta el sitio de Emaús Nicópolis, donde son recibidos por una misa en medio de las ruinas arqueológicas de la basílica cruzada.

Si esta marcha siempre ha reunido a tantas personas de todos los ámbitos de la vida durante años, el sitio de Emaús todavía es muy debatido. Los manuscritos de San Lucas mencionan dos distancias; uno de "160 estadios" (unos 30 km), y uno de "60 estadios" (unos 11 km).

Así, en el pueblo de Abu Gosh, donde hay dos santuarios católicos, la Abadía de Santa María de la Resurrección es uno de los tres lugares que recuerdan este pasaje del Evangelio. Situado en la Ruta 1 que une Jerusalén con Jaffa, a 11 km de Jerusalén (60 estadios), sería para algunos peregrinos el lugar donde Cristo comenzó a caminar con los dos discípulos.

Otro de los lugares que celebran este pasaje de los Evangelios es el pueblo palestino de Qubeibeh, ubicado esta vez a 11 km al noreste de Jerusalén. Desde hace 700 años, los franciscanos de Tierra Santa celebran aquí el encuentro de Emaús. Así, el hermano Dobromir Jasztal, Vicario custodial, presidió allí una misa pontificia a las 10 de la mañana del 18 de abril.

Con un razonamiento basado en la tradición de la Iglesia, el estudio del mapa de Tierra Santa al pie del altar de la iglesia de Madaba (Jordania) y la madrugada de la partida de los discípulos, parecería sin embargo, el sitio ahora llamado Emaús Nicópolis, hogar de la Comunidad de las Bienaventuranzas y ubicado en la Ruta 1 que une Jerusalén con Jaffa, es el más probable. Las ruinas de la iglesia de la cruz, en la que se celebraba la misa, se levantan sobre una casa que data de alrededor del año 220 d. C., que habría albergado a los cristianos en medio de la persecución romana, quizás bajo la protección de Julius Africanus, un escritor cristiano de habla griega al servicio del Imperio Romano.

Al llegar alrededor de las 16:45 horas al lugar, justo a tiempo para la misa (por culpa de algunos problemas imprevistos de orientación), los peregrinos caminantes, tanto laicos como religiosos, pudieron asistir a una misa celebrada por el obispo William Shomali, vicario. General para Jerusalén y Palestina, acompañado para la ocasión por Mons. Boulos Marcuzzo, Vicario Patriarcal para Jerusalén y Palestina de 2017 a 2021 y Obispo titular de Emaús. Si este último lamentó la ausencia de los cristianos locales, que no estaban muy bien representados en la asamblea, también subrayó el carácter simbólico de esta marcha y de esta celebración, que recorre un pasaje clave de los Evangelios. En 2018, dio la bienvenida a los peregrinos con estas palabras: "Esta marcha no es solo una tradición para imitar a los discípulos, veneramos allí los Santos Lugares, pero sobre todo, durante esta peregrinación a pie, tenemos tiempo para concentrarnos en la belleza de la Naturaleza". y del mundo que nos rodea hoy. En efecto, hemos resucitado con Cristo, somos un pueblo nuevo, Hombres nuevos, para un mundo nuevo, y el cosmos, el mundo, la materia, incluso la Historia, todo se renueva por la Resurrección de Cristo. "

En este año sinodal, donde el Evangelio de Emaús se toma como modelo de camino, este día adquiere una doble importancia. “Si el segundo discípulo descrito en los Evangelios no se nombra, a diferencia del primero, es porque se trata de cada uno de nosotros”, dijo el obispo Shomali en su homilía. “Todos están llamados a encontrarse con Cristo resucitado en el camino de Emaús”.