Entrevista al Padre Gabriel Romanelli, párroco de Gaza

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: June 27 Mon, 2022

Entrevista al Padre Gabriel Romanelli, párroco de Gaza Available in the following languages:

GAZA – Durante tres años, el P. Gabriel Romanelli, IVE, ha servido en la parroquia latina de la Sagrada Familia, ubicada en el corazón de la Franja de Gaza.

  • ¿Puedes contarnos un poco sobre sus antecedentes? ¿Cuánto tiempo ha estado aquí en Gaza?

Desde hace tres años. Pero he estado en Oriente Medio durante más de 27 años: después de unirme al Instituto del Verbo Encarnado[1] en 1988, fui ordenado diácono en Egipto en 1996, luego pasé cuatro años en Jordania como vicario. Luego me licencié en filosofía en Roma para incorporarme al Patriarcado Latino como profesor en el seminario y con los Franciscanos. Durante catorce años, enseñé filosofía allí junto con otras misiones para mi congregación: en particular, abrimos un hogar para niños discapacitados en Belén. En 2005, comencé a participar en la ayuda brindada a Gaza. También fui Superior Provincial para Oriente Medio y África, antes de ser nombrado párroco de Gaza en 2019.

  • En términos concretos, ¿qué cambia aquí en comparación con los otros territorios en los que ha trabajado?

Como la comunidad cristiana en Gaza es muy pequeña (1.077 cristianos, incluidos 133 católicos latinos de 2.300.000 personas[2]), y los desplazamientos son difíciles, el compromiso de los feligreses es muy fuerte. La participación en las múltiples actividades que ofrecemos –campamentos de verano, jornadas en familia, tiempos de culto, formación espiritual, scouts…– es enorme. Por supuesto, esta es una tendencia que se puede encontrar en todo el Medio Oriente, porque la Iglesia sirve como un centro no solo espiritual sino también social. En Gaza, sin embargo, es particularmente flagrante. Así, en Pascua, el 87% de los fieles católicos participaron en todo el Triduo Pascual… ¡más 250 ortodoxos! Como vivimos en territorio musulmán, nuestra comunidad se mantiene unida, participa y muestra una solidaridad que no se puede encontrar en ningún otro lugar.

  • ¿Y la situación política y económica del territorio?

Este es un aspecto que debemos tener en cuenta como parroquia. La tasa de desempleo en la Franja de Gaza es muy alta: entre el 50 y el 70% de los jóvenes están desempleados y la mayoría de la población vive en la pobreza. Por eso, hemos puesto en marcha varias iniciativas para hacer frente a estas situaciones: el centro de formación para cristianos Santo Tomás de Aquino, la formación universitaria, el grupo de San Antonio para proporcionar asistencia material a las familias, la asistencia a los niños discapacitados... Por no hablar de las tres escuelas católicas de Gaza, que emplean alrededor de 100 profesores. Nuestra parroquia, por tanto, no sólo actúa a nivel espiritual y social, sino también a nivel educativo, sanitario y material.

  • ¿Cómo vivió la crisis del COVID?

En 2020, la Franja de Gaza registró más de 60.000 casos de COVID. La Iglesia actuó en cerca del 60% de estos casos. Respetando las indicaciones sanitarias de las autoridades, pudimos mantener abierta la parroquia, organizar grupos de intervención de vehículos, poner en marcha iniciativas solidarias y acciones sanitarias. Si bien el período fue complicado y, a veces, difícil, también fue un momento de intercambio y apoyo extraordinario.

  • He oído hablar de un joven seminarista de Gaza. ¿Puede hablarnos más de el?

Su nombre es Abdallah Nasser Jildeh. De origen griego-ortodoxo, fue, como muchos, muy activo aquí en nuestra parroquia. Dirigió nuestro grupo de monaguillos por un tiempo, antes de expresar el deseo de consagrarse en la Iglesia Católica. Después de haber entrado formalmente, se convirtió en postulante, luego en novicio. Desafortunadamente, no pudo obtener de inmediato un permiso para salir de Gaza; por eso hizo su noviciado aquí, en nuestra parroquia, antes de emitir sus votos en la comunidad del Verbo Encarnado. Finalmente fue gracias al Patriarcado Latino que pudo conseguir un pase que le permitiera ir desde Eretz hasta la frontera jordana. Desde allí pudo ir a Roma y comenzar sus estudios. Su deseo es convertirse en sacerdote misionero; expresó el deseo de “convertirse en defensor de la vida”, para llevar a Cristo a todo el mundo.


[1] Congregación Misionera nacida en Argentina en 1984, cuyo carisma es la evangelización de las culturas a través de la espiritualidad de la encarnación.

[2] Según las últimas estadísticas.