La Biblioteca Ebaf celebra el 20 aniversario de su renovación

By: lpj.org - Published: March 10 Thu, 2022

La Biblioteca Ebaf celebra el 20 aniversario de su renovación Available in the following languages:

JERUSALÉN - La Biblioteca de la Escuela Bíblica y Arqueológica Francesa (Ebaf), tal como la conocemos hoy, ubicada en los terrenos del convento dominico de Saint-Etienne en Jerusalén, fue renovada hace 20 años gracias a una financiación de la Unión Europea.

Romano Prodi, entonces presidente de la Comisión Europea, insistió en venir a inaugurarlo en noviembre de 2001 durante su visita a Jerusalén. Como muchos, quedó conquistado por el ambiente pacífico y estudioso de este alto lugar de intercambios humanos y culturales y expresó su deseo de llevar el apoyo de la Unión Europea a la renovación de esta Biblioteca.

El aniversario de esta inauguración se celebró el miércoles 9 de marzo, en la Ebaf, al final de la tarde, ante una asamblea integrada por diplomáticos e investigadores. El Cónsul General de Francia, Sr. René Troccaz, en representación de la Presidencia Francesa de la Unión Europea y el Sr. Sven Kühn von Burgsdorff, Representante de la Unión Europea para Jerusalén y los Territorios Palestinos felicitaron a los líderes de Ebaf por todo el trabajo realizado día a día al servicio de la ciencia arqueológica pero también del diálogo interreligioso y cultural.

Después de los agradecimientos dirigidos por el Padre Cyrille Jalabert, prior del convento de Saint-Etienne y por el Padre Jean-Jacques Pérennès, director de la Ebaf, el Padre Bernard Didier Ntamak Songué, OP, que se unió al convento de Saint-Etienne Etienne el año pasado como bibliotecario, presentó el excepcional fondo documental del que es responsable.

Compilada gradualmente con la documentación recopilada o publicada por los dominicos que fundaron la Ecole Biblique en 1890 y sus sucesores, la Biblioteca Ebaf ofrece ahora 450.000 referencias especializadas en los campos de la Biblia, la exégesis, la arqueología, la historia del antiguo Cercano Oriente y las lenguas antiguas.

Custodio amable pero riguroso de 250.000 obras enriquecidas regularmente por nuevas adquisiciones, a las que hay que añadir más de 1.000 títulos de revistas especializadas o periódicos (de los cuales 450 todavía están activos), el padre Bernard recordó con humor que estos volúmenes, alineados verticalmente, podrían allanar el camino de Ebaf a Belén.

Principalmente destinada a profesores y estudiantes de la Escuela, pero una fuente de información inigualable para investigadores de todo el mundo, esta biblioteca privada está abierta a solicitud de científicos, profesores o estudiantes de doctorado, previa aprobación del bibliotecario. Cada uno de los invitados fue, por tanto, consciente del gran privilegio que se les concedía durante la visita a la Biblioteca tras los discursos de agradecimiento y presentación.

Divididos en pequeños grupos encomendados a un profesor de Ebaf, los visitantes pudieron admirar algunas de las obras más raras y preciadas de la Biblioteca, dispuestas con antelación sobre las mesas de la sala de lectura, gracias al magnífico trabajo de preparación del equipo de la Biblioteca. Litografías, mapas, incunables, pergaminos se ofrecían así a sus ojos, perfectamente resaltados, entre los kilómetros de estanterías.

Fiel al espíritu de los Padres Fundadores, la Biblioteca de la Escuela Bíblica y Arqueológica Francesa, lejos de estar satisfecha con este gran éxito, por el contrario, se prepara para asumir nuevos desafíos.

Gracias al nivel de excelencia que defiende desde hace más de cien años, la Biblioteca Ebaf ha sido seleccionada para el proyecto "Bibliotecas de Oriente", iniciado por la Biblioteca Nacional de Francia (BnF), con el fin de eventualmente poner a disposición algunas de sus obras en el portal digital GALLICA. Toda la experiencia y meticulosidad de los miembros de la Ebaf se pondrán, de nuevo aquí, al servicio de la realización de esta tarea, constituyendo la digitalización un avance innegable incluso imprescindible para la valorización y la conservación de este patrimonio cultural a veces tan vulnerable.

A largo plazo, los dominicos también deben considerar la construcción de una nueva ala para contener colecciones que continúan enriqueciéndose.