La visita del Papa Francisco a Chipre: una llamada a la unidad y la cooperación

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: December 07 Tue, 2021

La visita del Papa Francisco a Chipre: una llamada a la unidad y la cooperación Available in the following languages:

CHIPRE - El 2 de diciembre de 2021, once años después de la visita del Papa Benedicto XVI, el Papa Francisco visitó la isla de Chipre para una estadía de tres días. Situada entre el Líbano, Turquía y Siria, esta pequeña isla del mar Mediterráneo, en su mayoría poblada por cristianos ortodoxos, se enfrenta desde hace varios años a una crisis migratoria sin precedentes.

Con una superficie de 9.251 km2, miembro de la Unión Europea, Chipre cristaliza todo lo que está directa o indirectamente relacionado con el tema de la migración. Según Nikos Nouris, ministro del Interior chipriota, los migrantes y los solicitantes de asilo representan el 4% de la población de la isla, que actualmente es de alrededor de 1,2 millones. Principalmente de Turquía, especialmente debido al control turco sobre el tercio norte del país, estos refugiados están acudiendo en masa de todas partes con la esperanza de obtener asilo en Europa. Por lo tanto, al visitar este territorio, el Papa Francisco ha colocado el tema de la migración en el centro de su mensaje.

"[Chipre] es una puerta abierta, un puerto de conexión", dijo el día de su llegada, durante una reunión con las autoridades. “Chipre, encrucijada de civilizaciones, lleva consigo una vocación innata de encuentro, facilitada por el carácter acogedor de los chipriotas".

En la mañana del viernes 3 de diciembre, el Papa fue recibido con un discurso de bienvenida por parte de Monseñor Pierbattista Pizzaballa, Patriarca Latino de Jerusalén, durante una misa celebrada en el Estadio GSP. Para esta ocasión, Mons. Pierbattista Pizzaballa estuvo acompañado por el Vicario Emérito Mons. Boulos Marcuzzo, así como por el Padre Jerzy Kraj, Vicario Patriarcal de Chipre, el Padre Nikodemus Schnabel, OSB, Vicario Patriarcal para Migrantes y Solicitantes de Asilo, del Padre Bernard Poggi, rector del Seminario Latino de Beit Jala, del P. Francesco Voltaggio, Rector del Seminario Redemptoris Mater de Galilea, y del P. Davide Meli, Canciller del Patriarcado.

El Papa Francisco escuchó por la tarde el testimonio de cuatro refugiados de Sri Lanka, Camerún, Irak y la República Democrática del Congo, antes de dirigir una oración ecuménica en la Iglesia de la Santa Cruz, en Nicosia, en compañía de migrantes. Denunciando la "esclavitud universal" e instando a Europa a "unificarse" y actuar, ("¡Que el Señor despierte la conciencia de todos nosotros! ¡No podemos callar y mirar hacia otro lado!"), Se dirigió también a los migrantes, citando el Evangelio. : "Ya no sois forasteros ni personas de paso, sois conciudadanos de los santos, sois miembros de la familia de Dios" (Ef 2, 19).

El Patriarca también se refirió a este encuentro en un discurso sobre la acogida de migrantes, donde retoma el corazón del mensaje del Papa: “[El fenómeno de la migración] es un fenómeno global, que está presente en todas partes y que requiere respuestas integrales, y que la comunidad internacional no puede dejar de cuestionar. La historia nos enseña que erigir barreras nunca es la solución, porque las barreras representan miedo, borran cualquier promesa de futuro y subrayan nuestra falta de visión".

El Santo Padre también aprovechó su estancia y su encuentro con el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Chipriota para subrayar la importancia de la relación entre las comunidades católica y ortodoxa. "Venimos del mismo ardor apostólico y nos une un solo camino, el del Evangelio", dijo. "Espero sinceramente que tengamos más oportunidades de conocernos, de conocernos mejor, de romper con muchos prejuicios y de escuchar con docilidad las experiencias de fe de los demás. Será una exhortación estimulante para que cada uno se esfuerce más y demos juntos un fruto espiritual de consolación".

Dos de los vicariatos del Patriarcado Latino están particularmente involucrados durante esta visita del Papa. Primero, el Vicariato Patriarcal de Chipre, fundado en 1847 y representado a través de cuatro parroquias en la isla, tres de las cuales están dirigidas por los franciscanos. Luego, el Vicariato para migrantes y solicitantes de asilo, (anteriormente la Coordinación para la Pastoral de los Migrantes, fundada en 2011 y transformada en Vicariato en 2018 por el Patriarca Pizzaballa), que trabaja para asegurar el trabajo pastoral con los migrantes en toda la Diócesis de Jerusalén.

 

Meeting With Priests, Consacrated Persons, Deacons, Catechists, Ecclesial Associations And Movements Of Cyprus At The Maronite Cathedral Of Our Lady Of Grace In Nicosia

MEETING WITH THE HOLY SYNOD at the Orthodox Cathedral in Nicosia

HOLY MASS at the “GSP Stadium” in Nicosia

ECUMENICAL PRAYER WITH MIGRANTS at the Parish Church of the Holy Cross in Nicosia