Los Patriarcas Latinos de Jerusalén - diez anécdotas sobre Alberto Gori

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: May 23 Mon, 2022

Los Patriarcas Latinos de Jerusalén - diez anécdotas sobre Alberto Gori Available in the following languages:

JERUSALÉN – Desde el restablecimiento del Patriarcado Latino de Jerusalén en 1847, cuando se publicó la Carta Apostólica Nulla Celebrior del Soberano Pontífice Pío IX, diez Patriarcas se han sucedido al frente de esta institución. Desde Giuseppe Valerga hasta el actual Patriarca de la diócesis, Pierbattista Pizzaballa, pasando por Filippo Camassei y Michel Sabbah, todos han aportado su toque personal a esta particular Iglesia católica que es el Patriarcado Latino. Hoy, lpj.org les invita a redescubrir a los primeros Patriarcas compartiendo diez anécdotas sobre la vida de cada uno de ellos.

VI/ Monseñor Alberto Gori – Patriarca de 1949 a 1970

Fechas clave:

  • 9 de febrero de 1889: nacimiento en San Piero Agliana
  • 26 de septiembre de 1907: se unen los franciscanos con los Estigmas de San Francisco
  • 19 de julio de 1914: ordenación sacerdotal en Florencia
  • 11 de noviembre de 1949: nombrado Patriarca Latino de Jerusalén
  • 1960: miembro designado de la Comisión Central
  • 7 de noviembre de 1962: participa en la fundación de CELRA (Conferencia de Obispos Latinos de las Regiones Árabes)
  • Enero de 1964: acoge al Papa Pablo VI en peregrinación a Tierra Santa
  • 25 de noviembre de 1970: muerte y sepultura en Jerusalén, en la co-catedral del Patriarcado Latino (capilla de San José)

Las anécdotas:

  • Fue durante la Primera Guerra Mundial cuando se unió a Tierra Santa.

Cuando estalló la guerra en 1914, el Obispo Gori tenía veinticinco años. Hacía apenas diez días que era sacerdote. Dos años más tarde, mientras se desarrollaba el conflicto entre la Triple Entente y la alianza de las Potencias Centrales, se convirtió en enfermero y logró ser enviado a Palestina cuando un destacamento italiano fue enviado allí. Una vez en Tierra Santa, siendo franciscano, acabó incorporándose a la Custodia, y pasaría a ser Custodio en 1937. Años más tarde, poco después de su nombramiento como Patriarca Latino de Jerusalén, justo tras la creación del Estado de Israel y los cambios demográficos que resultó de ello, declarará también sobre este tema, no sin humor: “Como Custodio, no había conocido preocupaciones económicas. ¡Como Patriarca, nunca he estado fuera de él! »

  • Antes de convertirse en Patriarca, trató de crear un consejo ecuménico para la gestión de los Santos Lugares.

Como Monseñor Valerga antes que él, Monseñor Gori se interesó mucho por la cuestión de los Santos Lugares y, en particular, por el statu quo. En 1946, siendo todavía Custodio, propuso la formación de un consejo permanente, integrado por miembros católicos, armenios y ortodoxos, que actuaría como administrador único de los Santos Lugares, decidiría sobre las restauraciones a realizar y se encargaría de dirimir cualquier conflicto interno. Sin embargo, siendo el contexto político de la época particularmente tenso, no se dio prioridad a los Santos Lugares y su propuesta no prosperó.

  • Tras su nombramiento como Patriarca, recibió un regalo del Papa (entre otros)

El 2 de febrero de 1950, antes de que el Obispo Gori partiera hacia Tierra Santa, el Papa Pío XII le entregó como regalo una “cruz pectoral de oro artística” junto con una bendición apostólica. Este no es el único regalo recibido por el nuevo Patriarca; el Cardenal Eugène Tisserant  le ofreció una carta de benevolencia así como todo lo necesario para celebrar las ceremonias pontificias, mientras que el cardenal Schuster le entregó una custodia artística para la Sagrada Eucaristía. También recibió otros obsequios, entre ellos un anillo de oro, un báculo de plata, un candelabro y varios otros adornos. Con motivo de su nombramiento se publicó también un documento de unas cuarenta páginas en el que se recorre su trayectoria a través de textos, telegramas y fotografías.

  • Una tormenta de nieve interrumpió su llegada a Jerusalén

Habiendo embarcado en Nápoles el 4 de febrero de 1950, a bordo de un barco llamado Esperia, el recién nombrado Patriarca Monseñor Gori debía reunirse en Beirut con el Obispo auxiliar Monseñor Gélat, el Vicario Patriarcal Monseñor Neemeh Semaan, el Presidente de la Misión Pontificia así como con el director de la Unión Católica de Escuelas. Pero el clima decidió lo contrario. Bloqueados por caminos nevados, la mayoría de ellos no logró llegar al Líbano antes que el Patriarca. En cuanto al Obispo Gori, habiendo acelerado su barco para escapar de la tormenta, desembarcó en Beirut antes de la hora prevista, alrededor de las 6 a.m., mientras que los preparativos para recibirlo aún no estaban completos. Afortunadamente, el tiempo era mucho mejor cuando entró en Jerusalén.

  • Realizó varias giras importantes por toda su diócesis

Apenas nombrado atriarca, el Obispo Gori se ocupó de organizar varias visitas pastorales a su diócesis. Comenzó con Transjordania; del 15 al 31 de abril de 1950, recorrió así unos 1.200 km y visitó 18 misiones. Luego, el 6 de mayo, continuó con una gira por Israel, que duró 18 días y durante la cual visitó nada menos que 19 diferentes hospicios, basílicas, iglesias y comunidades religiosas. Terminó con Palestina en junio, comenzando por Belén y Beit Jala, luego Ramallah, Taybeh, Jifna, Aboud… La visita terminó el 30 de julio; en total, este recorrido por las misiones duró cuatro meses. En cuanto a Chipre, el Patriarca irá allí por primera vez el 18 de mayo de 1951 y permanecerá allí hasta principios de junio.

  • El primer año mariano tuvo lugar cuando él era Patriarca

El 8 de septiembre de 1953, para celebrar el centenario de la proclamación solemne del dogma de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora por el Papa Pío IX, el Papa Pío XII hizo del año 1954 un "Año Mariano", dedicado a la Virgen María. Para esta ocasión, el Obispo Gori escribió una carta pastoral para explicar esta solemne proclamación y publicar sus instrucciones para la celebración de aquel año. También creó un comité permanente para el año mariano, responsable de preparar el programa para todo el año. Marcado por homenajes a la madre de Cristo, conferencias, fiestas escolares, ceremonias especiales, exposiciones, oraciones y peregrinaciones, este primer año mariano terminó el 8 de diciembre de 1954, con la fiesta de la Inmaculada Concepción. Un segundo año mariano tendrá lugar en 1987, bajo el Papa Juan Pablo II.

  • Participó en el Concilio Vaticano II

En 1960, el Obispo Gori fue nombrado miembro de la Comisión Central, con el objetivo de preparar el futuro Concilio Ecuménico. Así, hasta 1962, se organizaron varias sesiones que reunían a toda la Comisión. De carácter discreto, el Obispo Gori no intervino mucho y se apoyó en sus consejeros cuando fue necesario. Durante el Concilio, sin embargo, habló en varias ocasiones para dar su punto de vista sobre varios temas. Hablo de la mención de las confesiones no cristianas, para las que pidió que se mencionaran todas, y no sólo algunas; sobre la libertad de elección del rito para un oriental que desee volver a dedicarse a la Iglesia católica; sobre la mención del infierno en un texto que trata del Juicio Final; sobre la supresión de los superiores vitalicios. La mayoría de sus intervenciones se conservan en los comunicados finales del Concilio.

  • Recibió al Papa Pablo VI en Tierra Santa

Tras la clausura de la 3ª sesión del Concilio Vaticano II, el Papa anuncia su intención de peregrinar a Tierra Santa. Un periodista dibujó inmediatamente al Obispo Gori anunciando la noticia a su diócesis desde un teléfono público, en un bar. Apenas un mes después, el Patriarca recibió a Pablo VI en el aeropuerto de Amman el 4 de enero de 1964. Las ceremonias de presentación de la Santa Cruz se vieron perturbadas por la multitud reunida en la Puerta de Damasco; la gente era tan numerosa que el Papa no puedo besar la cruz, que se dañará durante el evento. Monseñor Gori dejó entonces al Santo Padre para ir al Santo Sepulcro, ya que su avanzada edad ya no le permitía seguir la procesión. La estancia del Papa Pablo VI estará entonces marcada por numerosas visitas a los Santos Lugares, así como a varios lugares clave de la diócesis, como la Concatedral del Patriarcado Latino.

  • Participó en la creación de CELRA (Conferencia de Obispos Latinos de las Regiones Árabes)

Después del Concilio Vaticano II, surgió entre los obispos del mundo árabe el deseo de reunirse regularmente en conferencias. El Monseñor Gori los invitó por primera vez el 7 de noviembre de 1962: dieciocho obispos respondieron a su invitación. En 1964 se funda definitivamente CELRA y se nombra presidente de la conferencia al Patriarca Latino de Jerusalén. Hasta su muerte en 1970, Monseñor Gori presidirá así 21 asambleas.

  • Era discreto por naturaleza.

Sin pretensiones como orador, dotado de un carácter conservador y prudente y de una sabiduría humilde, el Obispo Gori mostró a menudo, en el ejercicio de sus funciones, modestia y discreción frente a sus colegas, su clero y sus feligreses. Aprovechando la experiencia de administrador adquirida en la Custodia de Tierra Santa, se reservó la gestión material de la diócesis, pero a menudo escuchó los consejos y sugerencias de su entorno para todo lo que se refería a actividades pastorales o debates doctrinales o teológicos, en particular durante el Concilio Vaticano II y las sesiones de la Comisión General. Si algunos le reprocharon a veces este rasgo de carácter, que consideraban indigno de un patriarca, sin embargo fue muy útil para Monseñor Gori cuando tuvo que hacer frente a los numerosos acontecimientos políticos que sacudieron su diócesis, evitándole cualquier declaración que pudiera perjudicarle a él o a la  diócesis. Su lema era "Pax et Bonum", que significa "Paz y Bien".

Seguirá ....