Los Patriarcas Latinos de Jerusalén - diez anécdotas sobre Luigi Barlassina

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: May 09 Mon, 2022

Los Patriarcas Latinos de Jerusalén - diez anécdotas sobre Luigi Barlassina Available in the following languages:

JERUSALÉN – Desde el restablecimiento del Patriarcado Latino de Jerusalén en 1847, cuando se publicó la Carta Apostólica Nulla Celebrior del Soberano Pontífice Pío IX, diez Patriarcas se han sucedido al frente de esta institución. Desde Giuseppe Valerga hasta el actual Patriarca de la diócesis, Pierbattista Pizzaballa, pasando por Filippo Camassei y Michel Sabbah, todos han aportado su toque personal a esta particular Iglesia católica que es el Patriarcado Latino. Hoy, lpj.org les invita a redescubrir a los primeros Patriarcas compartiendo diez anécdotas sobre la vida de cada uno de ellos.

V/ Monseñor Luigi Barlassina – Patriarca de 1920 a 1947

Fechas clave:

  • 30 de abril de 1872: nace en Turín
  • 22 de diciembre de 1894: ordenación sacerdotal en Turín recibida del cardenal Ricardi
  • 4 de agosto de 1918: elegido Obispo de Capernaum y auxiliar del Patriarca de Jerusalén
  • 8 de septiembre de 1918: consagrado Obispo por el cardenal Pompili
  • 28 de octubre de 1918: entrada en Jerusalén
  • 29 de octubre de 1918: nombrado Vicario General
  • 16 de diciembre de 1919: nombrado administrador apostólico después de la partida del Patriarca S.B. Monseñor Camassei
  • 1919: fundación de la misión Tulkarem
  • 8 de marzo de 1920: elegido Patriarca a los 48 años
  • 17 de abril de 1921: reabre el seminario de Beit Jala
  • Octubre de 1921: confía el seminario a los frailes benedictinos
  • Mayo de 1927: el seminario de Beit Jala se traslada de nuevo a Jerusalén
  • 2 de octubre de 1932: confía el seminario a los frailes de Betharram
  • 7 de julio de 1936: vuelve a trasladar el seminario a Beit Jala
  • 8 de septiembre de 1943: celebración de su jubileo episcopal (jubileo de plata)
  • 23 de diciembre de 1944: fiesta de su jubileo sacerdotal (jubileo de oro)
  • 13 de marzo de 1945: víctima de un grave infarto en Rafat
  • 27 de septiembre de 1947: muere de angina de pecho a la edad de 75 años

Las anécdotas:

  • Huérfano de padre, heredó de su madre una profunda admiración por la Santísima Virgen

Luigi Barlassina nació el 30 de abril de 1872 en Turín, en la región italiana del Piamonte. Pierde a su padre muy pronto, cuando aún es un niño; es por tanto su madre quien lo cría, en un clima de gran piedad y sobre todo de gran devoción a la Virgen. Como veremos en varias ocasiones a continuación, esta devoción lo caracterizará a lo largo de su vida: recitará en particular el Acta de Consagración a María durante su primera misa y, cuando fue nombrado Patriarca, no dejará de honrar especialmente a la madre de Cristo al erigir el famosísimo santuario mariano de Deir Rafat.

  • Prometió no confiar nunca la celebración de sus Misas a nadie más

Apenas fue ordenado sacerdote, el Obispo Barlassina se prometió a sí mismo “celebrar todas las misas de su vida, en absoluta gratuidad, por las intenciones de la Santísima Virgen. Cumplió su palabra. (Monitor diocesano, septiembre-octubre de 1957).

  • Fue un excelente predicador

Mientras estudiaba en la Escuela de Liturgia y Ceremonias de los Padres Oratorianos en la parroquia de Saint-Philippe (donde desarrolló una gran pasión por la sagrada liturgia), el futuro Patriarca se preguntaba por el futuro de su vocación. Rápidamente se le encomendó la dirección del colegio Alfieri-Carrú de las Hijas de la Caridad, pero estas nuevas responsabilidades no fueron suficientes para satisfacer sus energías. Así, en 1900, solicitado por el P. Carlo Olivero con motivo de la apertura de la Iglesia de Nuestra Señora del Inmaculado Corazón de María, comenzó a predicar allí en forma de “sermones dialogados”. El éxito es inmediato; así, cuando fue nombrado rector de Sainte-Pélagie en 1901, la iglesia se convirtió en una de las más concurridas de la ciudad.

  • Proclamó a la Virgen María "Reina de Palestina"

En la década de 1920, el Obispo Barlassina decidió honrar a la Virgen María otorgándole el título de “Reina de Palestina” (título reconocido oficialmente en 1933 por la Congregación de Ritos). Escribe sobre él una oración para ser recitada después del Saludo del Santísimo Sacramento y erige un santuario en Deir Rafat en su honor. Hoy hay una estatua de la Santísima Virgen, en la que aparece la inscripción Reginae Palestinae, así como el saludo del ángel ("Te saludo, oh María"), en 280 idiomas, pintada en la bóveda de la iglesia. En la nave izquierda del presbiterio se exhibe un cuadro de la Virgen velando por Palestina.

  • Restableció el Seminario de Beit Jala

Particularmente afectado durante la Primera Guerra Mundial, el seminario del Patriarcado Latino, ubicado en Beit Jala, se encontraba en un estado deplorable en 1921. El Obispo Barlassina, luego Patriarca durante un año, se comprometió a resucitarlo de sus cenizas. Empezó por reformar por completo el local, muy deteriorado por la presencia turca; reconstituyó el cuerpo docente confiando la dirección del seminario a los benedictinos de la Dormición (su propio clero, reducido por la guerra, no podía asumir esta tarea); y trajo jóvenes seminaristas de Turín, su ciudad natal. Sus iniciativas no se detuvieron allí: siguió cuidando mucho su seminario incluso después de su renacimiento. Así, en 1932, apela a los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram para que sustituyan a los benedictinos al frente del seminario, luego, aún entre guerras, crea para sus seminaristas un libro de cortesía eclesiástica y un libro litúrgico manual. Siempre se preocupó de visitarlos regularmente, y así dio muchas conferencias dentro del seminario.

  • Siempre rechazó cualquier título honorífico

Descrito como dotado de un carácter generoso y bueno, el Obispo Barlassina se negó categóricamente a que se le dirigiera con el título de "Su Beatitud" o "Monseñor", independientemente del contexto. Prefería ser llamado "Padre", simplemente porque quería ser, según uno de sus familiares, un "padre de almas".

  • Reconstituyó la procesión del Domingo de Ramos

Con motivo del decimonoveno centenario de la Redención, el Papa Pío XI proclamó un Año Santo especial en 1934. Fue para el Obispo Barlassina la oportunidad de organizar grandes ceremonias religiosas, y en particular la reconstitución de la procesión del Domingo de Ramos, de Bethfage a Jerusalén. Llevando grandes aletas en lo alto de sus cabezas, los participantes subieron al Monte de los Olivos, caminaron hasta el Valle de Cedrón y terminaron en el patio del Seminario de Santa Ana.

  • Estuvo en el origen de muchas iniciativas para los jóvenes.

Desde sus primeros años como sacerdote, el obispo Barlassina mostró un interés real por la formación y orientación de los jóvenes. Así, en 1904, fundó Fides y Robur, una sociedad reservada a los jóvenes y que combinaba clases de gimnasia y clases de religión. También creó una escuela de idiomas y un coro. Más tarde, particularmente preocupado por la falta de la educación superior ofrecida en su diócesis, el obispo Barlassina tuvo la idea de fundar un grupo de establecimientos católicos destinados a ofrecer a los estudiantes una formación adecuada y de calidad. Sin embargo, la idea fue abandonada gradualmente.

  • Pasó mucho tiempo escribiendo

Nadie conoce realmente los detalles de sus muchas correspondencias, a las que el obispo Barlassina dedicó muchas horas. Nunca dejó de enviar múltiples documentos, muchas veces escritos en varios idiomas (porque hablaba italiano, francés, inglés y alemán), a los cuatro rincones del planeta. Pueden ser cartas, misivas, ruegos, súplicas, solicitudes... Su máquina de escribir, a la que recurría a menudo de madrugada, lo acompañaba a todas partes, incluso durante sus viajes en automóvil (que a menudo iba muy rápido; su chofer siempre tenía la orden de "ir más rápido").

  • Fundó una institución dedicada a la conversión de los no cristianos

Fundada en 1927, la congregación fue bautizada Les Ancelles de Notre-Dame de Palestina. Se fusionó más tarde, en 1936, con la congregación de Notre-Dame de Sion. Compuesta por Hermanas de diferentes orígenes, el objetivo de esta institución religiosa era sentar las bases para la conversión entre los no cristianos, particularmente entre los judíos de Palestina cuando estaba bajo mandato británico. Poco a poco, la misión de las Hermanas fue perdiendo de vista su objetivo principal, especialmente después del Concilio Vaticano II (1962-1965) para convertirse en una institución dedicada al diálogo y a las relaciones judeo-cristianas.

Seguirá...