Los Patriarcas Latinos de Jerusalén - diez anécdotas sobre Vincenzo Bracco

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: March 09 Wed, 2022

Los Patriarcas Latinos de Jerusalén - diez anécdotas sobre Vincenzo Bracco Available in the following languages:

JERUSALÉN – Desde el restablecimiento del Patriarcado Latino de Jerusalén en 1847, cuando se publicó la Carta Apostólica Nulla Celebrior del Soberano Pontífice Pío IX, diez Patriarcas se han sucedido al frente de esta institución. Desde Giuseppe Valerga hasta el actual Patriarca de la diócesis, Pierbattista Pizzaballa, pasando por Filippo Camassei y Michel Sabbah, todos han aportado su toque personal a esta particular Iglesia católica que es el Patriarcado Latino. Hoy, lpj.org les invita a redescubrir a los primeros Patriarcas compartiendo diez anécdotas sobre la vida de cada uno de ellos.

II/ Monseñor Vincenzo Bracco – Patriarca de 1873 a 1889

Fechas clave:

  • 14 de septiembre de 1835: nace en Torrazza en la Liguria
  • 18 de junio de 1859: ordenación sacerdotal en Génova
  • 23 de mayo de 1860: llega al Patriarcado, trabaja como profesor de filosofía en el seminario
  • Octubre de 1862: rector del seminario a los 27 años.
  • 29 de enero de 1866: nombrado obispo titular de Magydus y obispo auxiliar del Patriarca
  • 21 de marzo de 1873: nombrado Patriarca a los 38 años
  • 1873-1889: fundación de las parroquias de Ermémin, Fuhais, Kérak, Reneh, Chefamar, Rafidia, Madaba, Gaza, Ain Arik, Zababdeh, Hoson y Ajloun
  • 19 de junio de 1889: muere de neumonía a la edad de 54 años

Las anécdotas:

  • Recibió su nombre tanto de su padre como de su madre

Conocemos principalmente a Monseñor Bracco por el primer nombre de Vincent, pero en realidad, su nombre completo era Jean-Baptiste Vincent (o Vincent Jean-Baptiste, depende de como quieran leerlo). El primer nombre "Vincent" vino de su madre (llamada Vincenza) y de su abuelo, y el primer nombre Jean-Baptiste era el de su padre.

  • Durante su infancia, viajaba diez kilómetros todos los días

Proveniente de una familia pobre, Monseñor Bracco, quien muy pronto demostró facilidades para el estudio, logró sin embargo convertirse en estudiante en el colegio de Port-Maurice. Sin embargo, debido a la falta de medios, no pudo pagar una pensión y tuvo que registrarse como externo. Si esta fórmula le permitía seguir el programa escolar como todos los demás alumnos, le obligaba, sin embargo, a recorrer por la mañana y por la tarde los cinco kilómetros que separaban Torrazza de Port-Maurice y esto, desde las primeras luces del alba, porque se celebraba misa todos los días una hora antes del comienzo de las clases, y Monseñor Bracco no se la quería perder. Además, pasaba sus vacaciones trabajando la tierra con su familia, mientras servía fielmente la Misa cada mañana. Uno podría pensar que ese ritmo le dejaría poco tiempo para dedicarse a las tareas escolares, pero a pesar de estas difíciles condiciones, Monseñor Bracco logró convertirse en el mejor alumno, tanto que sus compañeros abandonaron la lucha por el primer lugar, por considerarlo desigual. ¡Y pensar que fue considerado "demasiado débil en constitución" para realizar su servicio militar!

  • Fue el propio patriarca latino de Jerusalén quien reivindicó su presencia en Tierra Santa

Monseñor Bracco ni siquiera había terminado sus estudios y su reputación ya estaba establecida. Serio, disciplinado, piadoso, tranquilo… En las diversas historias de sus compañeros y maestros, no faltan adjetivos elogiosos para describirlo. Y fue a través del Padre Antonio Belloni, un salesiano muy apegado a la causa de los huérfanos y que había estudiado junto a Monseñor Bracco, que estos elogios llegaron a oídos de Monseñor Valerga, el primer Patriarca Latino de Jerusalén. Así, a finales de 1859, este último escribe al Prefecto de la Sagrada Congregación para pedirle que el joven misionero se reúna con él en Tierra Santa. Se dice que cuando escuchó la noticia, Monseñor Bracco se contentó con una palabra: “¡Amén! »

  • No le gustaba hablar mucho de sí mismo

Monseñor Bracco estaba lejos de ser tímido, pero su humildad era tal que a veces daba lugar a situaciones sorprendentes. Elegido por el Papa para convertirse en obispo auxiliar del Patriarcado en 1866 (por recomendación del Patriarca Valerga), su nombramiento fue recibido con gran entusiasmo: la multitud jubilosa recibió al nuevo obispo con cabalgatas, demostraciones de esgrima, tiros de pistola, fuegos artificiales y cantos tradicionales. . Pero apenas terminaron los festejos cuando Monseñor Bracco salió a encerrarse en su habitación, no sin haber llorado mucho tiempo, para creer que tales manifestaciones hacia su propia persona lo afectaban severamente. Más tarde, sobrecargado de trabajo debido a las frecuentes ausencias del Patriarca (que también era Delegado Apostólico de Siria y enviado a menudo en misión fuera de la diócesis), Monseñor Bracco se enteró de que su salud estaba empeorando. Luego comenzó a escribir una larga carta al Patriarca, en la que se disculpaba por su "indisposición" y se mostraba muy reacio a buscar tratamiento, hasta el punto de pedirle permiso al Patriarca e insistir en que el tratamiento se llevara a cabo no lejos de la Tierra Santa y no molestar a nadie. Para alguien listo para "presentar su bolso" a cualquier necesitado o una obra de caridad (según uno de sus profesores de teología), Monseñor Bracco mostró poca inclinación a cuidar de sí mismo...

  • Introdujo a las Hermanas del Rosario en la diócesis del Patriarcado

Deben haber oído hablar de ellas antes, ¿verdad? Es la congregación cristiana católica femenina más antigua en el Oriente árabe. Están activas en todas partes en Tierra Santa. Bien, fue Monseñor Bracco quien permitió que se establecieran. En 1875, la Hermana Marie-Alphonsine, que pertenecía a la Congregación de San José de la Aparición, fue a su casa para hablarle de su vocación; porque recibió una visión de la Virgen pidiéndole que fundara “la Congregación del Rosario”. Monseñor Bracco la envió luego al fundador del Orfanato Católico de Belén, luego, más tarde, puso a disposición de la jovencísima comunidad una casa no lejos de la Concatedral. Luego estableció un noviciado y, para que pudieran comenzar a formar y enseñar a las jóvenes, envió a varias hermanas por toda la diócesis: Zababdeh, Nablus, Birzeit, Beit Sahour, Fuheis, Jaffa (Nazareth), Salt... Señalar que Monseñor Bracco supervisó la instalación de muchas otras instituciones religiosas en Tierra Santa: entre otras, los Asuncionistas, los Padres Trapenses, las Clarisas, los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios...

  • Tenía talento para escribir

Monseñor Valerga, el primer Patriarca, había pedido que se compusiera una colección de aprendizaje religioso para su diócesis. Monseñor Bracco se encargó personalmente de actualizarlo adaptándolo a los niños y dividiéndolo en dos volúmenes; uno para los más jóvenes, el otro para los adolescentes. Escrito en árabe y luego traducido al francés, este texto siguió siendo la referencia para el catecismo de los jóvenes durante más de 40 años. El segundo Patriarca Latino de Jerusalén no se detuvo ahí: traduce también la Biblia al árabe con la ayuda de los Jesuitas y escribió numerosas cartas pastorales a sus fieles, para mantener un vínculo con ellos y enseñarles la religión.

  • Había elaborado una lista de reglas muy estrictas que respetaba al pie de la letra

"Estricto" es un eufemismo. Sus reglas incluían, entre otras, "Me levantaré a las 5 de la mañana", "Celebraré la Santa Misa a las 7 de la mañana, y luego la Acción de Gracias a las 8 de la mañana" y "Rezaré Maitines y Laudes, luego haré media hora de oración, las oraciones vespertinas así como el examen de conciencia después de la lectura espiritual a las 8:30 de la mañana" (todos los días, por supuesto). Por no hablar de las reglas relativas a su comportamiento interior: "Haré actos de confianza en la bondad y ayuda de Dios [...]", "Me aseguraré de que el único propósito de mis acciones sea agradar constantemente a Dios", " Jamás tomaré una decisión en un asunto serio sin haber implorado las luces del Espíritu Santo durante al menos tres días», o incluso, «intentaré mantener en mí un profundo sentimiento de humildad».

  • Una de las dificultades que encontró durante la fundación de sus misiones se refería a... las mujeres

En ese momento, en Transjordania, las mujeres no solían entrar a las iglesias. Sólo la presencia de las monjas lograría llevarlas allí; pero aún no estaban presentes en todas partes, y algunas misiones sufrieron este fracaso. Así, en Fuheis, si las mujeres acogen con entusiasmo al sacerdote, todas se dispersan en cuanto entra en su iglesia, y sólo quedan los hombres. El Patriarca deplorará amargamente esto y buscará acelerar el establecimiento de congregaciones religiosas femeninas para remediarlo.

  • Fue admirado por todos... incluidos los no católicos

Descrito como un “verdadero hombre de Dios” y un “pastor de almas” por Monseñor Giacomo Giuseppe Beltritti (Patriarca Latino de Jerusalén de 1970 a 1987), como un hombre de “calma y mansedumbre inalterables” por sus camaradas, como alguien “de caridad extrema” por parte de sus maestros, Monseñor Bracco siempre tuvo la reputación de ser un verdadero santo entre los miembros de su diócesis… pero no solo eso. Pues muchos eran los sacerdotes extranjeros que cantaban sus alabanzas... por no hablar de los musulmanes, que le habían apodado “El hombre que no peca”, o incluso de los ortodoxos griegos, que más de una vez expresaron su admiración por sus virtudes.

  • Justo antes de su muerte otorgó tres bendiciones

La escena tiene lugar pocas horas antes de que fallezca. Agotado por una neumonía, está acostado en su cama y todos saben de su inminente partida. Todos sus sacerdotes se acercan entonces a su lecho para recibir su bendición. Les siguen los seminaristas... luego un grupo de habitantes de Jerusalén, que se adelantan a su vez para escuchar la voz del Patriarca bendiciendo por última vez. A la noche siguiente, Monseñor Bracco falleció después de dieciséis años al frente del Patriarcado Latino.

Continuará...

Sources :

  • Pierre Couderc-Duvigneau, Une vie pour Dieu et les âmes. Mgr Vincent Bracco, Jérusalem, 1981
  • Le Moniteur Diocésain,
  • Organe de l'oeuvre de la Préservation de la Foi en Palestine et de l'Ordre Militaire des Chevaliers du Saint-Sépulcre