Beta Version

Jordania: Maïn, un oasis donde muchos cristianos vienen a rejuvenecer espiritualmente

Published: February 08 Thu, 2018

Jordania: Maïn, un oasis donde muchos cristianos vienen a rejuvenecer espiritualmente Available in the following languages:

MAÏN – Muy cerca de Madaba, el camino serpentea entre las áridas colinas para dar paso a un entorno verde: Maïn. Esta pequeña ciudad conocida por sus aguas termales, es también el hogar de la Pequeña Familia de la Anunciación, un oasis donde muchos cristianos en Jordania vienen a rejuvenecer.

El renacimiento de una iglesia

Son las 5:30 pm cuando la campana anuncia el comienzo del rosario. Desde 1982, la parroquia de Santiago el Menor vive al ritmo de los servicios religiosos de la Pequeña Familia de la Anunciación que lleva una vida dedicada a la oración: la liturgia de las horas, los rosarios dos veces al día y la oración personal. Debemos retroceder algunos años para comprender la increíble presencia de esta pequeña comunidad contemplativa italiana en el corazón del mundo árabe. Hacia el final del siglo XIX, la tribu Haddadeen huyó de Kerak para establecerse en Maïn, después de una disputa con una tribu musulmana. Esta comunidad históricamente melquita finalmente se dividió en dos y dio a luz a una pequeña comunidad latina. Pero las dos comunidades no pudieron estar de acuerdo. Las tensiones aumentaron y un día la iglesia fue desacralizada y quedó abandonada por muchos años. Entristecido por esta situación, el Obispo Giacomo Beltritti, entonces Patriarca Latino de Jerusalén, decidió en 1982 enviar una comunidad religiosa totalmente externa para revivir la parroquia. Durante más de treinta años, la Pequeña Familia de la Anunciación tuvo la misión de ofrecer una presencia amorosa a los cristianos. Ellos son los que insuflan vida a la Iglesia latina, en estrecho contacto con la comunidad melquita. Las dos comunidades de la iglesia ahora viven en paz, a pocos metros una de la otra y no es raro encontrarse con algunos fieles yendo a los dos servicios.

Un lugar de curación para muchos cristianos en Jordania

En este pequeño pueblo sólo 2.000 cristianos, latinos y melquitas, siguen viviendo aquí y la Misa dominical de rito latino reúne como máximo a veinte fieles. Al igual que muchas parroquias rurales, los hogares jóvenes están dejando Maïn en busca de trabajo en las grandes ciudades. Sin embargo, la pequeña iglesia atrae a muchas familias de Amán, Madaba y otros lugares para celebrar un bautismo, para recibir apoyo espiritual, para pedir un exorcismo, para confesar o para presentar sus intenciones de oración. “Aquí, ellos saben que no sólo vienen a la parroquia sino que también encontrarán una familia dispuesta a escucharlos. Nuestra iglesia no ofrece actividad; sólo la presencia y la oración cuentan y eso es lo que la gente viene a buscar”, dice la Hermana Elisabeth, que fue testigo del establecimiento de la comunidad. “Los cristianos perciben que hay hombres de Dios aquí y que su intercesión es efectiva”, dijo el obispo William Shomali, Vicario patriarcal de Jordania. La Pequeña Familia de la Anunciación de Maïn está compuesta por cuatro hermanas y tres hermanos, incluido el padre Athos Righi. Para estar más cerca de los cristianos de esta tierra, la Liturgia de las Horas y todas las oraciones se dicen en árabe. Un requisito que ha dado fruto. “Haber aprendido el idioma del país es esencial”, dice la hermana Elisabeth. “Mientras que la iglesia estaba vacía al principio, vimos que gradualmente se llenaba los domingos y algunas veces durante el día. Los cristianos vienen porque perciben la importancia de la oración en sus vidas. Hablar el idioma nos ha permitido construir una relación duradera con las familias que visitamos regularmente. Esta vida de oración es también un testimonio para toda la comunidad de Maïn, principalmente musulmana, que nos ve viviendo y orando”.

Claire Guigou