Pascua 2022: Domingo de Pascua, "¡Cristo ha resucitado, aleluya!"

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: April 17 Sun, 2022

Pascua 2022: Domingo de Pascua, "¡Cristo ha resucitado, aleluya!" Available in the following languages:

JERUSALÉN – Conmemorando lo que da pleno sentido a la fe cristiana, según la cual la vida siempre triunfará sobre la muerte, el Domingo de Pascua de 2022 concluyo una Semana Santa que estuvo marcada por el retorno de los peregrinos y nos recordó, después de dos años de restricciones sanitarias, cómo era realmente la celebración en la tierra del nacimiento de Cristo.

Haciéndose eco de la fiesta judía del Pessa'h, que celebra la salida del pueblo judío de Egipto, y que este año comenzó el 15 de abril (terminando siete días después), la Pascua es la fiesta más importante de la religión cristiana. Representa la victoria de la vida sobre la muerte, el triunfo de la esperanza, la justicia y las promesas de Cristo. Es el cumplimiento de todas las profecías mencionadas en la Biblia, las del "Dios de los vivos y no de los muertos" (Mateo 22:32; Lucas 20:38; Marcos 12:27).

Celebrada por Mons. Pierbattista Pizzaballa, Patriarca Latino de Jerusalén, que para la ocasión estuvo acompañado por Mons. William Shomali, Vicario general para Jerusalén y Palestina, los Franciscanos de la Custodia y numerosos sacerdotes diocesanos, la misa tuvo lugar por la mañana en el Santo Sepulcro, tras una entrada solemne durante la cual el Patriarca y su sequito, escoltados por scouts, se dirigieron desde el Patriarcado Latino al Sepulcro de Cristo.

En Jerusalén, aunque la Vigilia Pascual se celebra el sábado, antes que en el resto del mundo, la Misa del Domingo de Pascua sigue siendo una celebración conmovedora, siendo la última de la Semana Santa que se celebra en el Santo Sepulcro. Este año también tomó un carácter inusual debido al statu quo que rige en el lugar sagrado; los ortodoxos, que comparten la gestión de la tumba con latinos y armenios (además de coptos, etíopes y ortodoxos sirios) celebraron así su Domingo de Ramos durante la misa, en la parte trasera de la basílica. De hecho, su calendario no coincide con el de los latinos: la Iglesia ortodoxa se refiere al calendario juliano (incluso juliano revisado) y no al gregoriano. Sin embargo, este año, su Domingo de Ramos resultó estar una semana atrasado con respecto al nuestro, lo que dio lugar, durante todo el inicio de la misa, a una mezcla de cantos latinos y repique de campanas resonando en todo el Santo Sepulcro. Afortunadamente, fue posible seguir el desarrollo de las celebraciones gracias a los cuadernos distribuidos por los Franciscanos... y que la homilía del Patriarca también estaba disponible por escrito.

"¡¡ Cristo ha resucitado !! ¡¡ Aleluya !!" dijo Monseñor Pizzaballa después de la lectura del Evangelio, centrando su mensaje en el significado real de la Pascua para un cristiano. “Creemos que la Pascua es la última y definitiva intervención de Dios en nuestra historia, la más inesperada y la más sorprendente. Creemos que después de habernos salvado de la nada, de la esclavitud, del exilio, Dios aún tenía que salvarnos de un último enemigo: la muerte, es decir, el pecado... Hoy creemos y proclamamos que Dios Padre, en Cristo resucitado, se ha hecho un hueco en la vida de cada uno de nosotros, para siempre. La resurrección es la irrupción de su vida en la nuestra. Hoy proclamamos que lo creemos.

Concluida con una procesión alrededor del Edículo, donde la multitud, iluminada por rostros sonrientes, finalmente liberados de las mascarillas quirúrgicas, se arremolinaba en torno al Patriarca para recibir su bendición, la misa terminó en un alegre ambiente festivo, mientras los scouts acompañaban a Monseñor Pizzaballa. al Patriarcado Latino.

¡¡¡ Feliz Pascua a todos !!!