Pentecostés 2022: Esperando juntos el Espíritu Santo …

By: Cécile Leca/ lpj.org - Published: June 06 Mon, 2022

Pentecostés 2022: Esperando juntos el Espíritu Santo … Available in the following languages:

"Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en un mismo lugar". - Hechos 2:1

JERUSALÉN - Este año, por iniciativa de Movimientos Cristianos y Nuevas Comunidades, los fieles de Tierra Santa se reunieron en pequeños grupos entre la noche de la Ascensión y la vigilia de Pentecostés, para vivir realmente en la fe la experiencia de María y los Apóstoles.

Pentecostés marca el día en que los Apóstoles recibieron el Espíritu Santo como don divino, en forma de "lenguas de fuego" que "se posaron sobre cada uno de ellos". Coincide con el Pentecostés judío, o Shavuot, que conmemora el día en que la Torá fue revelada a Moisés y al pueblo de Israel, una fiesta que los Apóstoles celebraron cuando el Espíritu Santo descendió sobre ellos. Para la Iglesia católica latina, es una de las solemnidades, es decir, de las fiestas más importantes del calendario litúrgico. Estas fiestas incluyen, por ejemplo, el Triduo Pascual, la Natividad, la Epifanía y la Ascensión.

Este año, la idea de un "nuevo Pentecostés" surgió por primera vez durante un encuentro entre Su Beatitud Monseñor Pizzaballa, Patriarca Latino de Jerusalén, y miembros de nuevas comunidades en Tierra Santa. Animados por el Patriarca a compartir su idea con la Iglesia local, ésta decidió posteriormente establecer momentos de encuentro en pequeños grupos durante la semana anterior a Pentecostés, para rezar, cantar, leer el Evangelio y compartir un momento juntos, al igual que los discípulos y María antes que ellos.

Cenáculo a Belén

"La idea de hoy es pedir a la Virgen María, que ofreció su "sí" al Señor, que nos ayude a acoger al Espíritu Santo, en nosotros, en Jerusalén y en el mundo entero". Estas fueron las palabras iniciales de uno de los participantes en estas reuniones, que pronto se llamarán "Cenáculos". Cada Cenáculo es único; la gente a veces canta, a veces reza, a veces se escucha ...

Cenáculo en Jerusalén, en casa de los Capuchinos

Cuando se les pregunta por sus esperanzas y deseos para este nuevo Pentecostés, todos dan una respuesta diferente pero complementaria. "Que el corazón de la gente se abra a Dios"; "Que el Espíritu Santo rompa todos los miedos del pueblo cristiano"; "Que nos convirtamos en verdaderos hermanos y hermanas"; "Que seamos transformados por el amor de Dios"; "Que el Espíritu Santo renueve nuestros corazones para que se parezcan a los de Jesús"; "Que destruya nuestros pensamientos negativos sobre los que son diferentes y renueve nuestro amor por ellos"; "Que venga a darnos una nueva esperanza, a demostrar que nada es imposible para Dios". ..

Cenáculo en Haifa, en la Iglesia de San José, en presencia de Mons. Rafic Nahra, Vicario Patriarcal para Israel

Otros agradecieron la fiesta de Pentecostés, contentos de poder celebrarla en la tierra donde tuvo lugar, y subrayando que su tema central sigue siendo el amor, el amor que Dios nos mostró cuando envió el Espíritu Santo a los Apóstoles. "Que esto sea un testimonio para todos los cristianos, musulmanes, judíos y todos los pueblos del mundo", dijo uno de los participantes en un Cenáculo celebrado en Jerusalén en el Monte Sión el viernes.

Cenáculo en Jerusalén, en el techo de la “Cámara Alta” ​​(Monte Sion)

La conclusión de estos "Cenáculos" tuvo lugar el sábado por la noche, en presencia de Mons. Pizzaballa, durante la vigilia de Pentecostés. También estuvieron presentes el Arzobispo William Shomali, Vicario General para Jerusalén y Palestina, Monseñor Giacinto-Boulos Marcuzzo, Obispo Emérito, Monseñor Tomasz Grysa, Primer Consejero de la Nunciatura Apostólica en Tierra Santa, y Monseñor Jean-Pierre Cattenoz, Arzobispo Emérito de Avignon (Francia).

Durante la vigilia, algunos fieles hablaron de su encuentro con Dios, a veces a través de experiencias difíciles. Un sacerdote habló de su infancia sin padre; unos padres contaron la historia de la lucha de su hijo pequeño contra el cáncer; una pareja describió su encuentro con la comunidad Emmanuel, que les ayudó a encontrar el camino de la paz tras los primeros años de su matrimonio.

Al día siguiente, a las 10 de la mañana, el Patriarca celebró la misa de Pentecostés en la iglesia de San Vicente de Paúl en Mamilla (Jerusalén). Tradicionalmente, la misa se celebra en la Abadía de la Dormición, pero este año, debido a las obras de renovación, las Hermanas de San Vicente de Paúl aceptaron generosamente acoger la celebración en su iglesia. Son el Padre Nicodemus, Vicario Patriarcal para los Migrantes y Solicitantes de Asilo, sus Hermanos Benedictinos de la Dormición y el Capítulo de Jerusalén de la Capellanía Filipina del Vicariato para los Migrantes y Solicitantes de Asilo (VMAS) organizaron la celebración. Tras la misa, la comunidad filipina ofreció una comida a todos los fieles, concluyendo la celebración en un ambiente de alegría.