Visitas de S. B. Mons. Pizzaballa a Haifa y Aïn Arik

By: Florence Budry/lpj.org - Published: January 13 Thu, 2022

Visitas de S. B. Mons. Pizzaballa a Haifa y Aïn Arik Available in the following languages:

HAIFA / AIN ARIK - A principios de año, Su Beatitud Monseñor Pierbattista Pizzaballa, Patriarca latino de Jerusalén, está aumentando el número de visitas no solo a las comunidades religiosas, sino también a las parroquias de la diócesis. A pesar de la ausencia total de peregrinos, estos últimos pudieron celebrar las fiestas navideñas con normalidad, a diferencia del año pasado.

Estas visitas son una oportunidad para demostrar la solidaridad diocesana del Patriarcado Latino así como un estímulo para mantener viva la Esperanza en situaciones humanas y económicas tan difíciles que muchos están atravesando. En cada una de sus visitas, el Patriarca invita también a todos los presentes a iniciar los pasos propuestos para el Sínodo abierto, localmente, el 30 de octubre en el Santuario de Deir Rafat.

El viernes 7 de enero, acompañados por Monseñor William Shomali, Vicario General para Jerusalén y Palestina, Monseñor Boulos Marcuzzo, Vicario General Emérito, así como por el Padre Davide Meli, Canciller del Patriarcado y los Padres Aziz Halaweh y Elias Tabban, Monseñor Pizzaballa, visitaron a las Hermanas Carmelitas de clausura de Haifa, que viven dolorosamente su doble aislamiento del mundo durante este período de pandemia.

Luego fueron a felicitar al P. Johnny Abou Khalil por su nombramiento al frente del Centro Pastoral Saint Charles Borromée en Haifa, una casa de huéspedes rodeada por un vasto y magnífico jardín, destinada a convertirse también en un centro de formación teológica para catequistas y laicos. encargados de la Juventud. A la delegación patriarcal se unieron el P. Rafic Nahra, el nuevo Vicario Patriarcal Latino para Israel y algunos sacerdotes de las parroquias latinas de la región: Padres Abdo Abdo, Elis Kurzum, Nidhal Kanzua, Raed Abu-Sahlieh, así como los PP. Kuprianos, Paco y Ramez Twal, vicarios parroquiales. Todos juntos visitaron y bendijeron la parte renovada de este centro antes de compartir un fraternal ágape de felicitaciones y deseos con otros amigos y familiares.

Al día siguiente, viernes 8 de enero, el Patriarca se dirigió a Ain Arik para presentar sus votos y felicitar al Padre Firas Abedrabbo, que desde hace unos meses ejerce allí como vicario parroquial y acaba de mudarse definitivamente. Monseñor Pizzaballa estuvo acompañado por una delegación de sacerdotes del Patriarcado: Padres Aziz Halaweh, Elias Tabban y Davide Meli, así como por el obispo William Shomali y Monseñor Boulos Marcuzzo.

A continuación, la delegación fue recibida por la comunidad monástica de la Pequeña Familia de la Anunciación, congregación fundada por Giuseppe Dossetti, un jurista y político italiano que se convirtió en religioso en 1956. Compuesta por hermanos y hermanas fácilmente reconocibles por su vestimenta beige y marrón, la comunidad de Ain Arik aloja al Padre Firas en el presbiterio reservado a los Hermanos, en una pequeña parte recientemente habilitada y bendecida por el Patriarca.

Después de una comida compartida en el Centro Parroquial de la Juventud Cristiana, parte de la delegación patriarcal visitó a la familia del P. Aziz Halaweh, al tiempo que constató el buen desarrollo del pequeño pueblo de Ain Arik.

Por la tarde, acompañado de los Padres Manoel Musallam y Louis Hazboun, párroco de Birzeit, y algunos habitantes cristianos y musulmanes de la región, parte de la delegación patriarcal se dirigió al pueblo de Aqraba, en la región de Nablus, muy recientemente desolado por un accidente en la carretera que mató a ocho adolescentes. Aprovechando las vacaciones escolares para ganar lo suficiente para ayudar a sus familias, estos jóvenes de 14 a 17 años regresaban de su jornada laboral cuando su vehiculo, conducido por un conductor que actualmente se encuentra hospitalizado, fue atropellado por un camión.

Una gran multitud había acudido a rodear a las familias tan cruelmente golpeadas, compuestas por cristianos y musulmanes, todos unidos ante esta tragedia que no puede dejar indiferente a nadie. El Padre Manoel, el conocido “Cura de Gaza”, habló en nombre del Patriarcado para enviar sus condolencias a las familias. Muy emocionado rindió homenaje a los testimonios de solidaridad y cariño enviados desde todos lados, como señal de que Dios manifiesta su ternura y su presencia a nuestro lado en estas terribles horas.