Junto a los ancianos, los enfermos y los huérfanos: el apoyo de la Orden a los más necesitados